jueves, 10 de noviembre de 2016

Lo que nunca había soñado 69 días 31 historias

Y pensar que todo había comenzado como una cita a ciegas, que la idea de salir con alguien era lo que menos lo atraía y que solo había salido en aquella cita por una apuesta pérdida con su mejor amiga, «te va a gustar, lo sé», le había dicho. Pero al fin y al cabo eso decían  todos siempre que querían meterte en algo que no iba contigo.

Para su sorpresa, su amiga había tenido razón. Había disfrutado enormemente aquella cita. Había sido extraña en sí misma, ella lo había citado en un café cerca de un cementerio, y luego lo había llevado a tomar fotografías en aquel lugar del que luego se había enterado era un sitio histórico de la ciudad, pero el punto es que ¿a quién se le ocurría una primera cita en un cementerio? Solo a ella. Lo que vino luego solo fue una secuencia de sucesos lógicos. Más citas, más risas, más cosas extrañas y no tan extrañas… y poco a poco aquello que llamaban amor.

Lo cierto es que Isabel era muy parecida a lo que nunca había soñado. Si es que alguna vez había tenido una mujer soñada, ella  era todo lo contrario y sobre todo tenía millones de características que no sabía que soñaba. Lo hacía sonreír, lo hacía enojar, lo hacía soñar. Y él se sentía afortunado.
—No hay muchas como tú ¿Verdad?

—No, pero a veces aparecemos en las citas a ciegas —y lo beso, con el desierto delante de ellos mientras observaban la vía láctea.

PD: Este es mi cuento número 100, según uno lo vea es muy poco o mucho

0 comentarios:

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang