miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cielo 69 días 28 historias

Abrió los ojos y observó las ballenas surcando el cielo, eran grandes, azules y saltaban con tal agilidad que incluso podría decirse que los malabaristas las envidiaban; al lado de las ballenas había también peces y caballitos de mar de los cuales, como se sabía, eran los machos quienes tenían las crías. También un par de focas surcando aquel lugar, un pulpo que se escondía y creía ver un tiburón.

Aquel cielo la embelesaba, y estaba en eso cuando su madre trato de apartarla del cristal. Es hora de irnos, le dijo, déjame mamá, respondió la niña, estoy mirando el cielo; pero ese no es el cielo hija, es el mar…No mamá te equivocas, respondió la pequeña, cada uno tiene su cielo, y el mío es este.

0 comentarios:

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang