Para una ocasión especial 69 días 44 historias

by - martes, octubre 18, 2016

La casa estaba invadida por el aroma de las especias, era un olor algo penetrante pero bastante agradable que le daba cierto aire de viveza y que funcionaba sinérgicamente con el ambiente que estaba instaurado debido a las luces, la mesa y el mantel.

Matilde había cocinado toda la tarde, se notaba su esmero; sobre todo por el libro de recetas que descansaba sobre el mesón de la cocina y donde se leía entre letras pegadas y curvas «Para una ocasión especial». El recetario era la única cosa que le había dado su madre el día que se había marchado con Martín, y del cual entre lágrimas y una súplica implícita de que no se fuera le había dicho que en él encontraría una receta para cada ocasión. Al comienzo Matilde no se atrevió a abrir el libro de recetas, quizás por la desdicha que le causaba no estar cerca de su madre, pero con el tiempo cada vez que  algo sucedía y merecía ser celebrado u olvidado Matilde lo abrió. Embarazos, bodas, cumpleaños, aniversarios, entierros, hospitalizaciones, en cualquier ocasión Matilde siempre cocinó. Menos aquella receta, esa estaba reservada para ser utilizada en una ocasión memorable o no utilizarse nunca, sin embargo aquel era el momento en que se debía utilizar, lo sabía.


Martín llego temprano a casa y se sorprendió de cómo lucia todo. Se sintió algo emocionado, las últimas semanas habían estado algo tensas y parecía que la relación se estaba enfriando quizás todo estaba a punto de mejorar, sentimiento que se reafirmó cuando Matilde salió a recibirlo y le dio quizás el mejor beso que hubiera recibido en su vida. Se sentaron en la mesita que ella había puesto en el patio aprovechando la noche de verano y cenaron un plato que parecía estar hecho para los dioses, todo transcurría de maravilla, incluso parecía que habían recobrado el esplendor perdido con los años, Martín era realmente feliz y veía a Matilde más hermosa que nunca. Para finalizar la noche Matilde trajo el postre y se lo dio, él algo lleno pero sin ganas de dañar el buen momento lo  probó, un bocado, otro y otro más; estaba delicioso, sabía delicioso, eso sí, algo almendrado, pensó mientras caía y escuchaba a su esposa cada vez más lejana decirle sobre cierta infidelidad.


Este texto lo escribí para participar en el Taller de #escritura nº37. Móntame una escena: el libro de recetas de literautas, espero que lo disfruten igual. Lo incluyo en mi reto de 69 días 69 historias porque también lo escribí en el espacio que he designado para mis cuentos. :)


You May Also Like

0 comentarios