martes, 11 de octubre de 2016

Coincidiendo 69 días 48 historias

La primera vez que lo vio no lo noto, ni la segunda, tercera, cuarta ni quinta, ni siquiera noto que varias veces al día estaban en el mismo espacio tiempo y que por si acaso ambos estaban transitando la carretera de las casualidades, había demasiadas coincidencias como para no parecer algo más.


Lo cierto es que pasaba tan desapercibido para ella como el color rojizo de los ladrillos o las señales de no fumar de los buses, era tan solo un paisaje más, sin embargo cuando una de sus compañeras le dijo que el chico tenía algo especial lo comenzó a notar, se dio cuenta de la gran cantidad de coincidencias y fue entonces que lo comenzó a repasar como si fuera un libro del cual debía aprender sus letras, sus ojos color miel, sus delgados labios, su ancha espalda y sin dudarlo su sonrisa, de alguna manera comenzó a pensar en él y de esa misma manera le empezó a gustar. Así que comenzó a ansiar las coincidencias y a veces incluso trato de que sucedieran, pero habían dejado de suceder, quizás se tratara de que ahora era él quien no la notaba a ella. 

0 comentarios:

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang