Los salvados

by - martes, marzo 31, 2015

El pronóstico era inminente. El fin del mundo estaba cerca. Los mejores científicos del mundo habían logrado con gran precisión conocer el día, mes, año y hora en que ocurriría. Su siguiente paso lógico era anunciarlo a los políticos para que estos pudieran anunciarlo a las personas; sin embargo los políticos, ya fuera por incredulidad o por buscar nuevas alternativas, buscaron más científicos que quizás tuviesen mejores pronósticos, aun así el pronóstico final fue el mismo, el final del mundo estaba cerca.

Los políticos en medio de su desesperación pidieron entonces a los científicos que buscaran alternativas para salvar la humanidad, ¨los viajes ínter-espaciales por ejemplo¨ decían ellos, sin embargo y a pesar de haber podido hacer un pronóstico tan certero para la humanidad, no existía la tecnología suficiente aún para viajar a través del espacio o más que eso para sobrevivir en él, así que se buscaron nuevas alternativas de supervivencia al cataclismo mundial, con tan buena suerte que se encontró una.

Así que el siguiente paso lógico sería saber a quién salvar; en principio fue difícil decidir cómo se elegirían las personas a ser salvadas, algunos pedían que fueran los niños y adolescentes, otros que fueran las personas con mejor IQ del planeta y así. Sin embargo no lograban ponerse de acuerdo, pero después de un tiempo los políticos decidieron que por razones prácticas solo quien pudiera pagar su pasaje estaría allí, ya fuera en dinero o en especie, así que el nuevo mundo se reservó para científicos y gente con poder, y es que finalmente no necesitaban personas que no tuvieran algo que ofrecer al nuevo mundo y para no parecer muy radicales el nuevo mundo necesitaría obreros que hicieran las nuevas obras necesarias, y que limpiaran y cocinaran y esas cosas que la gente pobre, la que no era ni científica ni tenía poder sabía hacer, pero definitivamente tendrían que ser pocos, solo unos cuantos y muy selectos, ya que todo debía ser muy racional y muy racionado y quizás ellos no lo iban a entender y así se comenzó la lista de los salvados del nuevo mundo, mientras se contenía la noticia para no causar pánico mundial.

Y por fin llego el día del cataclismo y la tierra se sacudió y crujió y cambio y solo se salvaron los de aquella lista que comenzaría un nuevo mundo, uno mejor para la humanidad.

Sin embargo y aunque al comienzo todos eran felices y amables y se trataban como iguales, con el tiempo todos trataron de retomar su poder, de tener más de lo que quedaba, de dejar con menos a los demás, y el problema era que allí en este nuevo mundo todos eran iguales, casi todos eran políticos, el resto se repartía entre los pocos científicos del descubrimiento y los pocos obreros que habían construido las naves de salvación, al final el mundo era solo de políticos. Primero a los científicos se les pidió realizar los pronósticos certeros y necesarios para la supervivencia, luego de esto de manera extraña comenzaron a desparecer, luego los obreros debieron construir lo necesario y al igual que los científicos comenzaron a desaparecer, al final solo habían muchos políticos con ganas de poder, pero obvio ellos no podían desaparecer y además tenían sus guardias privadas, que lógicamente estuvieron invitadas al nuevo mundo, pero aunque no podían desaparecer sus guardias si podían ser compradas, y es que al final sería mejor estar al lado del que tuviera más poder, el problema era que allí todos buscaban lo mismo y estaban dispuestos a hacer lo necesario para obtenerlo, así eso implicara acabar con el resto de la humanidad.

La raza humana poco a poco despareció, se mataron unos a otros por poder, por tener más de lo que quedaba, de dejar con menos a los demás, por ser el último con todo; la raza humana desapareció porque su futuro inevitable estuvo a cargo de los políticos.

You May Also Like

1 comentarios

  1. En algún momento tu texto me recordó al Ensayo sobre la ceguera, de Saramago. Un saludo.

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.