A la media noche

by - miércoles, marzo 25, 2015

Hay días donde no se requieren motivos para estar triste, días que se tornan del color del mar, porque el mar a pesar de llevárselo todo, de curarlo todo, carga con el sabor de las lagrimas y  con el color de la tristeza; hay días donde hasta la nota más dulce punza en el corazón, o en las entrañas, porque uno siente con las entrañas, no con el corazón.

Hay días donde uno esta definitivamente triste, y lo malo de la tristeza es que es un vicio, es adictiva y a veces te abraza tan fuerte que no te quiere dejar ir, hay días donde la comida no sabe bien y donde el nudo que todos llevamos en la panza parece ser más fuerte, más punzante, más doloroso; sin embargo esos días, los azules mar, los que saben a sal y huelen a soledad, esos días, también se acaban a la media noche.

You May Also Like

0 comentarios