domingo, 29 de noviembre de 2015

Mala suerte

La siguiente historia está basada algo que realmente me ocurrió, es algo más larga de las que suelo escribir, pero espero la disfruten igual.

*****

El día que conocimos a Marta no tuvo nada de peculiar, es más, ella tampoco tenía ese atractivo que poseen ciertas personas cuando las ves por primera vez. Se podría decir incluso que hubiera pasado desapercibida por el mundo de no haberse cumplido la regla social esa, que si a uno le caes bien, generalmente a los otros también, sobre todo cuando estas de rumba. La verdad es que entró a formar parte de nuestras vidas más por una soledad compartida que por otras cosas en común. Marta nos contó que estaba haciendo su año rural en las afueras de Medellín, que hace un mes había llegado y que la única persona que conocía era la anfitriona de la fiesta, la cual había conocido años antes. También nos contó que solía sentirse sola y que en su tiempo libre no tenía mucho que hacer, así que la invitamos a pasar más tiempo con nuestro grupo de amigos y la comenzamos a incluir en cada una de las cosas que planeábamos, en menos de un mes Marta era una más de nosotros y siempre estaba incluida en todo.

La verdad es que pese a esa primera impresión donde pasaba desapercibida, con el tiempo Marta comenzó a parecer alguien muy interesante, aún hoy en día me pregunto si todas esas cosas formaban parte de ella o por el contrario simplemente lo hacía por tratar de encajar. El hecho es que si le decías que te gustaba leer te decía que ella también lo disfrutaba y comenzaba a hablarte sobre una cantidad de títulos y autores que te hacían entrar en una especie de hechizo, lo mismo ocurría con otras cosas como cocinar, salir de rumba, biología o qué se yo, hasta de matemáticas debió hablar en alguna ocasión, se podría decir que tenía temas para todos los gustos y sabores.

Marta era una buena amiga, eso no lo puedo negar, al menos tenía la cualidad de saber escuchar y a veces te contaba buenas historias que te daban ánimo, sin embargo luego de un par de meses ocurrió algo que me comenzó a molestar, era esa voz que a veces escuchas y te dice que no todo va bien, y bueno, no todo iba bien. La voz comenzó a acecharme cuando llego la temporada de su mala suerte.
Todo comenzó con un salario que no le pagaban, al principio parecía normal, y es que un médico en un país como este, donde la salud es un negocio, muchas veces trabaja más por pasión que por otras cosas, así que un atraso en un pago no parecía gran cosa, sin embargo al mes siguiente sucedió algo terrible. Marta que según nos dijo salió del turno nocturno, fue a retirar el dinero de ese mes y lo que le adeudaban, a un cajero cercano al hospital. Salieron ella y una enfermera con la que trabajaba y al llegar, su amiga retiro primero, pero cuando fue el turno de Marta las abordaron un par de tipos que llegaron en una moto, la amiga de Marta que trató de gritar cayó al suelo a causa de un cachazo en su cabeza y Marta al tratar de defenderla se hizo acreedora de un par de cuchillazos en sus brazos, un batazo arriba de un ojo y un par de golpes más en las costillas, las dos cayeron inconscientes hasta que alguien pasó y las encontró para llevarlas de nuevo a su lugar de trabajo, esta vez en calidad de pacientes.

Nosotros la vimos solo hasta el fin de semana y nos aterramos e indignamos al ver su cara hinchada y el par de cortadas que lucía en sus brazos, sin embargo y para amenizar la situación comenzamos a bromear con ella, yo le dije que seguro era un novio escondido que la había cascado y otra amiga le dijo que debería mandarse a hacer un baño de hierbas con cualquiera de esas brujas que inundan la ciudad, todos reíamos, pero Marta muy preocupada nos dijo que la verdad era que ella tenía muy mala suerte, que la acechaban incesantemente y que a veces incluso creía que se trataba de un ladrón propio.

Las cosas se quedaron así, pero ese primer atraco fue solo el primer suceso de muchos que vendrían después como una cascada, personas acechando afuera de su casa, un computador comprado y perdido, un celular robado y hasta un billete de 50 que un taxista le rompió, eso sin contar que tuvo que cambiar de hospital para realizar su rural y de casa porque se sentía insegura.

La verdad es que la pobre si tenía una suerte de perros, tanto, que si hubiera sido yo de verdad hubiera pensado en los baños esos, pero por el contrario todos esos sucesos solo me hicieron tener una voz que cada que hablaba con ella o la veía me decía que algo no iba bien, y es que para ser honesta una pregunta comenzó a parecer un loop en mi cabeza ¿realmente podía alguien tener tan mala suerte? Sobre todo, porque los sucesos parecían repetirse y para ser más exactos, parecían hacerse más relevantes cuando se acercaba la fecha de pago, así que fue a partir de allí que comenzaron mis sospechas, aunque si lo pienso más estoy segura que venían de antes.

Realmente se me volvió un estado constante desconfiar de ella, y sobre todo comencé a analizar detenidamente la situación y los detalles que la rodeaban, y es que los detalles como lo dicen en una película por ahí son lo que finalmente nos determinan, había algo que me molestaba de sobremanera y era el tiempo; Marta tenía demasiado tiempo libre, aun trabajando como nos decía que trabajaba, la verdad es que el tiempo le sobraba, no importaba el día que la llamaras, ni la hora, siempre tenía tiempo, recuerdo incluso una ocasión en que había una fiesta en mi Universidad y nos dijo que bueno, que tenía que trabajar pero que le daba tiempo de llegar, efectivamente llegó, con su pijama de trabajo, pero llegó; el problema real era que yo había trabajado en hospitales y conocía los horarios y su funcionamiento y por más cuentas que hacía los de Marta parecían imposibles para cualquier médico recién graduado, es más, serían imposibles para cualquiera que trabajara; así que comencé a hacerle planes a cualquier hora

-           Oye Marta, el martes a las 10 am. Hay una muestra de libros ¿quieres ir?
-          Bueno, es que tengo una reunión y creo que no puedo
-          ¿Y no puedes aplazarla?
-          Bueno, vale, lo intentaré

El martes a las 10 Marta estaba ahí, igual ocurría con cualquiera de mis amigos a cualquier hora y en cualquier día, el trabajo siempre parecía poderse postergar. Así que un día que había salido con una amiga me decidí a decírselo:
-          
Hay algo que tengo que decirte, pero me hace sentir mal, porque quizá solo sean especulaciones mías
-          ¿Es de Marta cierto?

En aquel momento supe que no era la única, ambas habíamos tenido el mismo sentimiento, pero nos hacía sentir mal sospechar; sin embargo aquella tarde comenzaron nuestras teorías conspirativas, si así podían llamarse, mi teoría era que Marta en realidad nunca se había graduado y todo era una simple mímica, pero esto parecía demasiado para ser cierto ¿o no? Mi amiga creía que solo era una mentirosa compulsiva y que cuando la habían echado del primer hospital no consiguió rural pero no quería irse, así que se quedó a punta de mentiras, como fuera comenzamos a alejarnos de ella y en algún punto yo sentí real temor de haberla dejado entrar en mi casa, así que ese martes cuando me llamó en la tarde y me dijo que me tenía un regalo saque cualquier excusa y le dije que no podía salir, insistió y me dijo que iba a mi casa, pero le saqué el cuerpo diciéndole que realmente tenía demasiadas cosas que hacer; lo mismo ocurrió con mi amiga, no quiso quedar con ella y le sacó el cuerpo como pudo; ambas nos sentimos mal el domingo cuando alguien llamó a mi amiga a decirle que Marta había desaparecido y que sospechaban que se había suicidado. El mal trago que ambas sentimos fue indescriptible, por un instante sentí que había dejado apagar una vida y que a pesar de que hubiera podido cambiar la situación, no lo había hecho, Luisa me contó que Marta había desaparecido desde el sábado, había enviado un mensaje a su madre pidiéndole que la perdonara y diciéndole que todo había sido una mentira, nadie sabía que era una mentira, no estaba claro, Luisa y yo no dormimos aquella noche, nos sentíamos tan mal que no sabíamos que hacer, ni dónde buscarla.

El lunes a primera hora llamé a Luisa, quien me contó que yo siempre había estado en lo cierto, Marta se había retirado en 9no semestre de la Universidad, pero había continuado con su vida como si nada, había engañado a todos, a sus padres a quienes les había sacado cada peso a punta de hacerles creer que era para su carrera, a su hermano que siempre había sospechado de ella, a sus amigos a quienes incluso cuando la visitaban les había hecho la mímica de madrugar a trabajar y a nosotras, quienes la habíamos acogido para que se sintiera menos sola y a quienes nos había hecho creer en un atraco ficticio y muchas otras cosas más; Marta era una estafadora de lo peor, sin embargo bajo las circunstancias y su posible suicidio todo el mundo había olvidado esto y solo esperaban que estuviera bien. Apareció una semana después, sus padres aliviados agradecieron que estaba viva y el resto del mundo la odió, ella sabía que su familia preferiría tenerla viva y que el dolor de haber sido estafados durante casi tres años desaparecía al sentir ese descanso que promulgaba que ella estaba bien, la pobre chica de la mala suerte había sabido cómo poner la suerte a su favor.


Tiempo después me enteré que sus padres habían decidido pagarle de nuevo su carrera, que su papá estaba pagando las cuentas que había dejado pendientes en Medellín y que un par de amigas seguían siendo sus amigas, me pregunto si siempre lo supieron, como sea, hice la suposición de que la pobre de Marta al fin y al cabo si se había hecho los baños esos de hierbas, su mala suerte finalmente había acabado.

lunes, 23 de noviembre de 2015

La última luz encendida

Cada noche fiel a sus hábitos  Roberto, chocolate en mano, subía por la escalera que le llevaría al segundo piso, al llegar allí tomaba la perilla dorada y brillante como un espejo de la puerta de su estudio y observaba su reflejo pensando como todo se veía deformado, luego la giraba y entraba, y estando ya en aquel lugar se sentaba en la silla de su escritorio del cual su parte superior daba con el marco inferior de un gran ventanal;  a través de este mismo observaba el gran árbol que una vez siendo chico había plantado con su abuelo y más lejos las casa de sus vecinos. Entonces Roberto tomaba la taza y comenzaba a beber lentamente mientras esperaba y veía como una a una las luces de la calle se iban apagando.


 Al final de cada noche la luz de la casa de la esquina, igual que Roberto, fiel a sus hábitos, era la única en quedarse encendida, y entonces Roberto ya sin nada que beber y con algo de sueño imaginaba la vida de las personas que habitaban en aquel lugar, algunas veces era una familia, otras una chica solitaria igual que él. Luego de un tiempo casi siempre era a ella a quien imaginaba, sentada en su ventana y observando la única luz encendida en la otra esquina de la calle, pensando quizás en quien viviría en aquella casa con un gran árbol, si una familia o un chico solitario como ella y soñando por un instante en sentarse algún día con él a tomar alguna bebida juntos y finalmente dejar la calle sin luz.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Si te portas mal...

- - Si te portas mal vendrán los humanos y traerán la guerra – decía mamá extraterrestre a sus pequeños cada noche, y luego veían aquellos documentales donde mostraban como la raza humana se comportaba en su mundo.

    Nunca un pequeño extraterrestre se portó mal, no querían que los humanos los destruyeran a ellos como se destruían a si mismos.


Todo inocente independiente de la nacionalidad, duele. El mundo es un lugar muy triste.



domingo, 25 de octubre de 2015

Descanso

Una noche cualquiera Susana despertó en medio de la madrugada sintiendo un terror absoluto hacía la oscuridad, no sabía de donde había llegado, ni porqué, pero tenía la extraña sensación de que allí en medio de esa nada, algo la estaba acechando y esperaba el momento oportuno para dañarla. Encendió la luz y pudo constatar que no había nada ni nadie y que solo se trataba de un terror algo infantil hacía algo que ni siquiera lograba determinar que era.

La escena se repitió noche tras noche, hasta el punto donde Susana no lograba conciliar el sueño porque sentía un terror profundo a dormir. Al comienzo creyó que se trataba de estrés y le comento a Cristina lo que le estaba ocurriendo, su amiga estuvo de acuerdo en que los últimos meses habían sido pesados, así que le aconsejo tomarse un par de días o semanas y ver que ocurría. Susana le hizo caso he inmediatamente fue a la oficina de su jefe para pedir el permiso; mientras tanto, más tarde Cristina despertaba en medio de la noche, con un miedo absurdo e incontrolable a la oscuridad, sentía que algo la acechaba y esperaba el momento oportuno para atacar, sin embargo acudiendo al llamado de la lógica, Cristina se lo atribuyó a la conversación de la tarde con su amiga. La escena se repitió noche tras noche y Cristina se lo contó a alguien más.

Semanas después las noticias anunciaban lo que se conoció como la pandemia del terror. Casi 3/4 de la población mundial habían desarrollado un miedo irracional a la oscuridad y a dormir, no se tenía tratamiento, ya que a pesar de los calmantes o de los medicamentos psiquiátricos aplicables en el caso, las personas seguían despertando en medio de la noche aterrorizadas por algo que las acechaba. las personas trataban de estar despiertas todo el tiempo posible, nadie se sentía seguro en las noches, las luces de las casas permanecían encendidas y el gasto energético de la población en general aumento. Sin embargo, lo peor estaba por venir.

No descansar lo suficiente hizo que las personas se agotaran más de lo normal, que su capacidad para relacionarse con los demás disminuyera y que desarrollaran una desconfianza extrema de su alrededor, todos esperaban que el mundo explotara como una bomba de efecto domino, donde la primera ficha dependería tan solo de alguien que decidiera dañar a otro.


Todos comenzaron a tener un miedo irracional por el mundo vivo, se apartaron en sus casas y aún allí trataban de alejarse de los otros. Tenían miedo de sus familiares, vecinos, hermanos, todos se sentían acechados y creían tener la certeza de que en cualquier momento otro los atacaría sin saber como, cuando o porqué. 

Al poco tiempo todos tenían tanto miedo de la humanidad que ya no diferenciaban entre estar dormidos o despiertos el miedo parecía igual de irracional en el día como en la noche. De noche los fantasmas, de día la humanidad. Estar despierto era un tortura constante, estar dormido era despertar aún peor, no había salida, no habían medicamentos, no había solución.

Mientras tanto Susana quien había sido la primera en padecerlo, encontraba al fin la paz que durante tantos meses se le había negado. Susana sentía como con cada gota que brotaba de sus venas la parca se acercaba y la dejaba dormir tranquilamente para siempre y en paz.

viernes, 23 de octubre de 2015

El amor

El amor, esta en la obligación de arrollarnos, de hacernos creer que no existe nada más allá; que el mundo se detuvo en aquel instante y que no girará nunca más. Esta en la obligación de hacernos creer que allí esta concentrado todo el universo, en un punto de densidad infinita como cuando ocurrió el big bang.

El amor esta en la obligación de hacernos vivir cada día por ese otro, por lo que significa para nosotros, y por lo mucho que queremos mejorar por él o ella.

El amor esta en la obligación de arrasar con todo, de dejarlo como nunca lo concebiste antes, de no imaginar tu vida si ese instante no hubiera ocurrido.

El amor real esta en la obligación de hacerte creer que todo puede ser mejor y que sólo bajo el riesgo de un futuro fantástico puedes vivir; el amor es ese instante donde ves a tu hijo por primera vez y comprendes por fin como un algo puede tender al infinito.

lunes, 19 de octubre de 2015

Simpleza

Toda grande historia nace de algo simple y pequeño, le dijeron; así que con la esperanza de convertirse en una gran escritora comenzó a analizar cada línea, punto y arista de su vida. Tiempo después decidió que era demasiado simple para ser contada. Se convirtió en abogada.

Años después, en las listas de los más leídos, su biografía (escrita por alguien más) repuntaba, y según decían los expertos era uno de los libros más interesantes de los últimos tiempos.

lunes, 5 de octubre de 2015

Todo se agota

Las ideas se agotan,
las hojas se quedan en blanco
y el amor...
El amor también.

martes, 23 de junio de 2015

Si alguien...

En un mundo donde cada vez estamos más conectados, pero a la misma vez más solos, si llegase a mi vida alguien que por un instante me hiciera borrar la sensación de soledad y me diera la ilusión de compañía, alguien que en lugar de letras en un chat me regalara palabras en un café, que en lugar de promesas lejanas me regalara sonrisas y caricias cercanas; alguien que contra todo pronostico de este siglo se aferrara a la opción de compañía, a la opción de tener una familia y de vivir la vida a veces a la antigua, si a mi vida llegara ese alguien, entonces yo también lo abrazaría y jamás lo dejaría ir, aún cuando las personas se atrevieran a llamarme romántica, porque entonces podría responderles tomada de su mano, que no soy romántica que a diferencia de ellos vivo en un mundo real, en un mundo menos solitario; pero todo sería tan solo, si ese alguien llegara.

lunes, 22 de junio de 2015

Apuntes sueltos

Palabras:

Las palabras se le habían atorado en el alma y no querían salir, parecía como si se quisieran quedar a vivir allí para siempre, ella seguía intentando sacarlas, hacer con ellas algo mejor que un nudo, algo más bello y con mejor sentido que las ganas de llorar, aún así no lo lograba, era como si la estuvieran condenando por no haberlas dicho y escrito cuando tuvo la oportunidad.


Talento:

Su talento desde que nació fue ver más colores purpuras y rosas que los demás. Donde todos veían rosa, ella veía una gama de rosas y purpuras, sin embargo con el paso del tiempo y al ver que nadie le prestaba  atención a su talento y que todos pensaban que era poco especial, dejo de intentar ver más colores, así que poco a poco olvido las gamas de rosas y purpuras y solo vio rosa donde antes veía un universo de color y olvido que su talento alguna vez existió.

Algún día por mera casualidad conoció una chica que podía ver una gama completa de azules, y mientras la escuchaba hablar emocionada de su talento pensó ¨Tonta, que de especial tiene ver más colores que los demás¨.

Amuleto:

Cualquiera hubiera dicho que su amuleto era la estrella que siempre llevaba en el bolsillo, nadie se percato que no existía amuleto, que su buena suerte se valía simplemente de buscar y dar siempre amor.


viernes, 12 de junio de 2015

Ventanal

En mi habitación hay un gran ventanal, es allí donde me paro a observar la nada cuando quiero abstraerme del mundo. Hace tiempo cuando llegue a esta casa, desde mi ventana solo se veía un matorral, lleno de árboles y mucha malesa, luego con la evolución acelerada de la ciudad el matorral también evolucionó para convertirse en un par de edificios.

Ahora, cuando me paro en mi ventana a observar, allí están esos dos edificios, no son atractivos en realidad, no tienen nada de especial, pero para mi ejercen cierta magia, no puedo evitar mirarlos y pensar en las personas que los habitan, pero sobre todo hay un apartamento en los pisos más altos que siempre en las noches tiene la luz encendida, creo que es el último que la apaga; me gusta pensar en las vidas de quienes lo habitan, me gusta imaginar que tienen una vida hermosa y fantástica, a veces es una pareja de jóvenes que se aman y comienzan a recorren un camino juntos, imagino sus risas, sus copas de fin de semana y a veces hasta su sexo y otras veces son simplemente chicos que viven la vida a instantes, a pedazos y sin mucho afán. Aquel apartamento me hipnotiza, me atraé y muchas veces me gustaría estar allí con sus habitantes, sin embargo lo que más amo de mirar aquel lugar en aquel edificio evolucionado, es imaginar que desde aquella ventana observen mi habitación, observen mi ventanal cada noche y como es la última luz en apagarse, y que por un instante imaginen para mi la misma vida fantástica que yo imagino para ellos.

jueves, 14 de mayo de 2015

Antes de los 30

Últimamente he visto muchas publicaciones que hablan sobre los viajes que debes hacer antes de los 30, o las 10 cosas que debes hacer antes de los 30, o los libros que debes leer antes de los 30 y así, la verdad esto es lo que pienso al respecto:

La vida no tiene un manual preestablecido de como debe ser y en que momento, si así fuera la magia de vivir sería un absurdo y todo se concentraría únicamente en cumplir listas y metas antes de una edad; y no es que uno no se deba plantear metas y fechas, lo que pasa es que uno no se puede plantear una vida entera sin dejar espacio a la sorpresa; lo cierto es que al comienzo de estas listas me sentía mal, porque muchas de esas cosas no las pude hacer antes de los 30 , ni siquiera durante los 30 y antes de los 31, no he viajado tanto como desearía, no tengo un doctorado y definitivamente no puedo meter en mi lista de cosas que he hecho en la vida haber tenido una relación tan larga que me fui a vivir con él; pero saben que ocurrió? que cuando estaba poniéndome triste por estas cosas recordé que conozco personas maravillosas que hicieron cosas grandiosas sin importar la edad, conozco personas que conocieron lugares del mundo después de los 30, personas como mi mamá que hicieron una especialización incluso mucho tiempo después, y por supuesto, tengo muy claro que los libros no tienen una edad para leerse, mi madre (otra vez) por ejemplo, esta en su época de leer literatura juvenil, y le encanta.

La verdad es que a los 30 no tuve una crisis, me importo forro no tener ni marido, ni novio, ni carro, ni un pasaporte lleno de sellos pero a los 31 si me comenzó a importar, aún no entiendo porque, aún así la verdad es esta, a mis 31 años sigo luchando por mis sueños, cada día me levanto y trato de hacerlo lo mejor posible pero aún más que eso, no solo lucho por los míos, lucho por los de mi hijo, porque ser madre soltera no es fácil, que a propósito de eso también tengo otro apunte, esos post actuales de porque la gente tatuada es mejor, o los papás tatuados no son malos jummm resulta que el papá de mi hijo tiene más tatuajes que cualquiera acá y lo abandono, así que ni tener tatuajes te hace mejor o peor, ni no tenerlos.

Mi resumen por si se tomo la molestia de leer hasta acá es este:

la vida es un camino lleno de sorpresas y como puede que conozcas el mundo a los 20 puede que lo conozcas a los 50 y va a seguir estando bien, porque mirar con sorpresa un nuevo lugar siempre va a producir ganas de llorar, así que no importa si otro lo hizo y tu no, porque quizás tu hiciste cosas que esa otra personas no se imagina hacer.

Nunca es tarde para aprender lo que se quiere, así que si al final solo a los 50 podes estudiar va a estar bien, porque igual vas a sentir que lo lograste.

Y así con el resto, nadie tiene una vida igual a los demás y para nadie rigen las mismas leyes, la vida es un conjunto de variables y estados dinámicos, unos tenemos unos logros, los otros tienen otros diferentes, pero al final lo único que cuenta más que la edad es nunca, absolutamente nunca dejar de luchar por lo que se quiere, recuerden que decir que se debió hacer X cosa antes de los 30 es la misma mierda que decir que si a los 30 no te casaste te dejo el tren y bueno la verdad eso no tiene mucho de lógica, o si?

martes, 31 de marzo de 2015

Los salvados

El pronóstico era inminente. El fin del mundo estaba cerca. Los mejores científicos del mundo habían logrado con gran precisión conocer el día, mes, año y hora en que ocurriría. Su siguiente paso lógico era anunciarlo a los políticos para que estos pudieran anunciarlo a las personas; sin embargo los políticos, ya fuera por incredulidad o por buscar nuevas alternativas, buscaron más científicos que quizás tuviesen mejores pronósticos, aun así el pronóstico final fue el mismo, el final del mundo estaba cerca.

Los políticos en medio de su desesperación pidieron entonces a los científicos que buscaran alternativas para salvar la humanidad, ¨los viajes ínter-espaciales por ejemplo¨ decían ellos, sin embargo y a pesar de haber podido hacer un pronóstico tan certero para la humanidad, no existía la tecnología suficiente aún para viajar a través del espacio o más que eso para sobrevivir en él, así que se buscaron nuevas alternativas de supervivencia al cataclismo mundial, con tan buena suerte que se encontró una.

Así que el siguiente paso lógico sería saber a quién salvar; en principio fue difícil decidir cómo se elegirían las personas a ser salvadas, algunos pedían que fueran los niños y adolescentes, otros que fueran las personas con mejor IQ del planeta y así. Sin embargo no lograban ponerse de acuerdo, pero después de un tiempo los políticos decidieron que por razones prácticas solo quien pudiera pagar su pasaje estaría allí, ya fuera en dinero o en especie, así que el nuevo mundo se reservó para científicos y gente con poder, y es que finalmente no necesitaban personas que no tuvieran algo que ofrecer al nuevo mundo y para no parecer muy radicales el nuevo mundo necesitaría obreros que hicieran las nuevas obras necesarias, y que limpiaran y cocinaran y esas cosas que la gente pobre, la que no era ni científica ni tenía poder sabía hacer, pero definitivamente tendrían que ser pocos, solo unos cuantos y muy selectos, ya que todo debía ser muy racional y muy racionado y quizás ellos no lo iban a entender y así se comenzó la lista de los salvados del nuevo mundo, mientras se contenía la noticia para no causar pánico mundial.

Y por fin llego el día del cataclismo y la tierra se sacudió y crujió y cambio y solo se salvaron los de aquella lista que comenzaría un nuevo mundo, uno mejor para la humanidad.

Sin embargo y aunque al comienzo todos eran felices y amables y se trataban como iguales, con el tiempo todos trataron de retomar su poder, de tener más de lo que quedaba, de dejar con menos a los demás, y el problema era que allí en este nuevo mundo todos eran iguales, casi todos eran políticos, el resto se repartía entre los pocos científicos del descubrimiento y los pocos obreros que habían construido las naves de salvación, al final el mundo era solo de políticos. Primero a los científicos se les pidió realizar los pronósticos certeros y necesarios para la supervivencia, luego de esto de manera extraña comenzaron a desparecer, luego los obreros debieron construir lo necesario y al igual que los científicos comenzaron a desaparecer, al final solo habían muchos políticos con ganas de poder, pero obvio ellos no podían desaparecer y además tenían sus guardias privadas, que lógicamente estuvieron invitadas al nuevo mundo, pero aunque no podían desaparecer sus guardias si podían ser compradas, y es que al final sería mejor estar al lado del que tuviera más poder, el problema era que allí todos buscaban lo mismo y estaban dispuestos a hacer lo necesario para obtenerlo, así eso implicara acabar con el resto de la humanidad.

La raza humana poco a poco despareció, se mataron unos a otros por poder, por tener más de lo que quedaba, de dejar con menos a los demás, por ser el último con todo; la raza humana desapareció porque su futuro inevitable estuvo a cargo de los políticos.

miércoles, 25 de marzo de 2015

A la media noche

Hay días donde no se requieren motivos para estar triste, días que se tornan del color del mar, porque el mar a pesar de llevárselo todo, de curarlo todo, carga con el sabor de las lagrimas y  con el color de la tristeza; hay días donde hasta la nota más dulce punza en el corazón, o en las entrañas, porque uno siente con las entrañas, no con el corazón.

Hay días donde uno esta definitivamente triste, y lo malo de la tristeza es que es un vicio, es adictiva y a veces te abraza tan fuerte que no te quiere dejar ir, hay días donde la comida no sabe bien y donde el nudo que todos llevamos en la panza parece ser más fuerte, más punzante, más doloroso; sin embargo esos días, los azules mar, los que saben a sal y huelen a soledad, esos días, también se acaban a la media noche.
 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang