lunes, 11 de febrero de 2013

No la Invoques

Y allí dentro esta Medea
Esperando que la invoques
Oh, pobre Medea
Cuanto dolor, cuanta desesperación
Cuanto Odio

Allí, allí dentro esta Medea
A la espera de ser invocada
Princesa de un Reino
Mendiga de otro
La pobre Medea
Cuanta Belleza, cuanta magia, cuanta desesperación

Pero no invoques a Medea
A la gran bruja, la gran hechicera
No invoques a Medea

Porque entonces ella llegara
Silenciosa y despacio
Con su corazón palpitante
Y entonces seras tu, solo tu
Quien vea todo arder.


Oh, mi pobre Medea
Tu que eras princesa
y decidiste ser mendiga por amor,
Tu gran hechicera, que ante todo eras mujer
Mi pobre Medea
A quien el dolor destrozo su alma
Mi pobre Medea
La incendiaria
La parricida por naturaleza
Tu, mi pobre Medea
La que incendio toda su vida por dolor
No vengas Medea, no vengas
Aún nada debe arder

Y tú, pobre y tonto Jason
Tú que te creías fuerte, invencible
Tu que traicionaste a la Hechicera
No la invoques más,
No invoques a Medea

Porque entonces ella llegara
Silenciosa y despacio
Con su alma rota
Y entonces seras tu, solo tu
Quien vea todo arder,
Para que solo así, comprendas su dolor.

Oh gran Medea,
Gran Hechicera, no vengas
Aún no vengas,
Aún no es tiempo de verlo todo arder.


 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang