Mi mejor Amiga

by - martes, diciembre 13, 2011

A mi mejor amiga a conocí en circunstancias ¨extrañas¨, ella era la chica guapa del barrio (aún lo es), por esa razón, solo por esa razón las otras nenas la destetábamos, odiábamos ver como se robaba la atención de todos nuestros chicos, aún así creo que causaba en mi una curiosidad extraña, verla soportar con la tranquilidad de quien camina por una calle desierta la mirada llena de rabia de las mujeres y la mirada llena de ¨morbo¨ de los hombres me parecía curioso.

La vida hace que todo ocurra, siempre lo he dicho, y llegar a Laura fue de alguna manera cosas de la vida, una tarde en que mi ¨Mejor amiga¨ se encarreto al ¨amor de mi vida¨ y ante la agobiante necesidad de llorar y no tener ante quien hacerlo, toque la puerta de Laura, como en un instante de desesperación, ella me abrió la puerta, me pregunto que paso, y me dejo entrar a su vida para siempre; Desde aquella tarde nunca más nos separamos, y vinieron millones de cosas que sobrellevar juntas, los amores, los desamores, los buenos tiempos, lo malos tiempos y los muy malos tiempos han sido las cosas que ella y yo hemos compartido juntas.

Laura y yo hemos peleado muchas veces, nos hemos dejado de hablar por pereza de hablarnos, por inconvenientes o simplemente por lo que fuera, pero al volver a cruzar una palabra siempre ha sido como si no hubiese pasado un instante desde nuestra última conversación, amo los instantes al lado de ella, porque nunca pudimos definir quien era la que los hacia mágicos, pero yo creo que es la combinación de las dos.

Hace 6 años ella se fue a vivir a NY, luego se caso y entonces cada vez eramos más distantes, ella sabia poco de mi vida y yo sabia poco de la suya, pero siempre sabíamos que el día en que alguna cayera la otra estaría ahí para recogerla, o como siempre lo digo, ella y yo tenemos la certeza de que iríamos al infierno si fuera necesario llevar a la otra al cielo, así es la amistad de Laura y yo, simplesita, sin muchos adornos, llena de tardes simples, de tardes donde veíamos películas y nos engordábamos la panza con cuanta comida encontráramos, cosas simples como leer libros de hadas o que se yo escuchar música.

Mi Lau regreso hace poco más de un mes, esta vez para quedarse para siempre y todo comenzó bien, la vida retomo su color intenso y comenzó a oler a libertad a frescura y a amor, los días se llenaron de sonrisas y el corazón se engordo de cariño, pero hace días por varias circunstancia apareció una grieta, una muy pequeña grieta que amenazo con hacerse grande, monumental, que amenazo con arrasar todo, pero que digo, ninguna grieta podría amenazarlo todo, ninguna grieta por pequeña o grande derrumbaría esta casa que se llama amistad, porque a pesar de todo yo por Lau  seguiría bajando hasta el infierno si fuera necesario, y se que ella bajaría por mi.


You May Also Like

1 comentarios

  1. Da envidia escuchar tu historia,menos mal que yo tengo ya una de esas personas en mi vida.
    Lo que sí me parece curiosa es la forma en la que la conociste...

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.