4 años

by - domingo, julio 17, 2011

El 19 de Julio La vie en rose? cumple 4 años, y este año quise hacer algo diferente para celebrarlo, le pedí a las personas de twitter que desearan, que participaran acá, con un post, una imagen, una ilustración, lo que fuera con su ¨visión rosa¨ de la vida, y bueno, no fueron muchos pero acá les traigo

Están en el orden que fueron recibidos, y bueno si alguien más se anima a unirse a la celebración, pues los post estan abiertos hasta el 19, y bienvenidos todos :)

a los que se animaron a participar muchas, muchas gracias, este no sera un gran espacio, pero al menos es mi espacio ;)


Cuando camino por ahí, procuro centrar mi mirada en el suelo, o en mis pies. Quizá para no pisar algún recuerdo, o para huir de esa realidad con que me encuentro al levantar la cabeza: la vida, desafortunadamente, es color de rosa.
Ese color nunca me gustó. Jeloquiti, ese gato genéticamente modificado, es rosa. La moda es rosa, como la vida, y por eso tantos confunden una con la otra. Son los artilugios del color. Los dólares son rosados, también; mírenlos de cerca.

El rosado es esa perversa y comercial degradación del rojo, que antes representaba el liberalismo; ese que con el tiempo ha perdido la vida y el color, para llegar a un tono más neoliberal. La sangre es rosada también, y por eso está a la  vanguardia en todas las pasarelas del mundo.
Rosado. El color de las blusitas de las quinceañeras, con el cual, desde niñas, se les impone a la mujeres las tradiciones de su género.

La vida es rosa, repito, y eso es lamentable.
Desde este blog, Campanula ha hablado ya por cuatro años de las tonalidades de su vida; y no termino de caer si es un sarcasmo el nombre de este espacio, porque en sus páginas virtuales lo que menos he encontrado es aquél color rosado que tanto desprecio, sino una paleta donde también la ausencia de color sirve para pintar el sentido de algunos días.
Concluyo enviando desde este Mundo desgrafiado, a Campa y  a Le vie en rose, un grisáseo Japi berdi tu yú.

 Escrito por @TomazGarzia


                         ***********************************************************************************



Una bonita historia

A veces lo pienso y podría ser una bonita historia. Él vivió su adolescencia y su temprana juventud enamorándose de imposibles llegando a creer que el concepto del amor y de la pareja no eran para él. Entonces, la conoció a ella: su primer y verdadero amor y un amor correspondido.

Él y ella crecieron como pareja, se juraron amor eterno frente al altar y de su unión brotaron dos hermosos hijos.

Es bonito pensar que él se guardó para ella. Que ella ha sido la única mujer en su vida y que juró y renovó su compromiso de que así fuera.

Pero todo cuento de hadas tiene un lobo o una bruja y en este cuento el lobo siempre estuvo dentro de él.

Podría culpar a los cuentos de la infancia. Las canciones de balada romántica, las telenovelas, los cuentos de hadas, las películas de adolecentes que mostraban siempre el amor como algo mágico y predestinado y que siempre aquella chica que le gustaba al protagonista sería su gran amor; y vendrían los golpes de la vida a enseñar que esos enamoramientos no eran como en los cuentos y que la vida está llena de desencantos.

La vida le enseñó que él no merecía el amor. Le enseñó que las fantasías son fantasías y no realidades y que por lo mismo no había que luchar por los sueños.

Le enseñó que él no la merecía a ella y por lo tanto nunca se dio cuenta que todo eso tan bonito era verdad. Así que siguió fantaseando imposibles: imposibles que dejaron de tener sentido porque estaba ella: ella a quien había que cuidar, a quien había que proteger, a quien había que regresar.

Pero por muy bonita que una historia sea una pareja son dos personas y dos personas piensan distinto, ven la vida distinto. Él tuvo problemas laborales y con ello una crisis existencial. Ella sólo vio como él se consumía en no hacer nada, en no querer nada. En su desespero ella lo amenazó con perderse ella, perder su familia. Que se perdiera el ellos.

Y él no luchó.

Él simplemente rescató una de sus fantasías y sin saber realmente qué sentía o qué quería se dejó llevar. Sin expectativas. Sin cordura. Sin perspectiva.

Y nada pasó. Nada más que perder a quien pudo ser una buena amiga y recibir una nueva decepción. Él adquirió un nuevo dolor en su alma. Un dolor ahogado porque no lo podía compartir con ella, su esposa aun no perdida.

Él y ella vivían una vida tensa. Ella decepcionada del desinterés de él por la vida, por el trabajo, por la familia. Él añorando el reciente golpe de realidad. Pero en esa tensión él descubre algo: descubre que ella todavía es importante. Importante no sólo para continuar a su lado sino importante también para no mentirle.

Tal vez sí sea una bonita historia de amor. Él aún fantasea, pero sabe que la fantasía es fantasía y no realidad aunque aún no ha aprendido a que ciertos sueños si deben lucharse para hacerse realidad. Ella lo perdonó. Él se dio cuenta de la importancia de ella y de la importancia de comprometerse.

La historia no termina, pero tal vez sí sea una bonita historia de amor.
Escrita por Gabriel Sandoval 

                             ****************************************



"When you kiss me heaven sighs
and though I close my eyes
I see la vie en rose."
-Louis Armstrong-
MiUp.jpg


Cada tarde ella se hacía  en el mismo lugar
solo para verle pasar
su cabello negro, su andar suelto
siempre en tenis,
con sus camisas a cuadros y sus jeans rotos.

Ella siempre con un pretexto
salía pronto a su encuentro.
Él cruzaba a su lado sin percibirla si quiera.
Sin notar
Cada sonrisa
Cada mirada
usada por Ella solo para Él.

Ella aun se resistía a que no la vieran,
le caminaba a su lado
Él seguía igual sin mirarla,
sin mostrarle el mínimo interés,
sin notar siquiera que ella estaba ahí
caminando tan cerca que casi
rozaba su mano

Pero esta tarde sería diferente,
Ella se haría sentir,
no pasaría desapercibida.
Consiguió cientos de globos de colores
y en el instante mismo que el cruzó
los soltó.
Él se detuvo,
al fin la vio.
En ese instante supo que nunca volvería a estar solo y
Ella supo que Él le cambiaría la vida.

Y fue así como empezaron su vida en rosa....

Escrito por : @Mary_magnum - http://rishigo.blogspot.com

                                     **************************************************************


La imagen fue tomada por @misia_carolaina y editada por @Lopongoaca :) una linda visión Rosa de la vida

                                                     ********************************************



NADIE SE MUERE DE AMOR.... SOLO DE HAMBRE

“Me voy a conseguir un sicólogo”, dijo agarrándose la cabeza mi amigo Efraín. Estaba en esos estados en los que halarse el pelo ya no es suficiente para que la tusa se pase. Estaba acabado, ojeroso, mechudo. Era como un muerto en vida, solo que sin la podredumbre.

Su historia es triste, pero es su culpa, por no hacerme caso. Tenía una novia. De esas idealizadas que al final son buenas, pero no tanto; bonitas, pero no tanto, inteligentes; pero no tanto; sensatas, pero no tanto. Pero bueno, así es el amor y hay que respetarlo. Duró una eternidad, casi 8 años, con ella, desde el colegio. Eran felices, la pareja perfecta. Hasta que ella decidió irse a otra ciudad a cumplir sus sueños… ese es un objetivo loable, incluso de admirar. Pero para las relaciones eso implica desastre.

Terminaron, como dos personas racionales. Obvio, amor de lejos, felices los cuatro, y eso del celibato no funciona ni a los curas. Pero es en este momento preciso cuando llega el error de Efra. Él creyó, como una hueva, que ellos en la distancia, podían ser amigos. Mal… y se le dijo.

Si uno está enamorado y tiene a la contraparte idealizada, NO puede ser amigo. Nunca, bajo ninguna circunstancia… ese es el imperativo categórico. Pero él, la hueva de mi amigo, comenzó a escucharle sus historias –las de ella- en su nueva ciudad.

Ella, en su espíritu medio ingenuo-medio mierda, le contaba los detalles. Es más fácil asumir las cosas para el que se va, que para el que se queda… otra norma que hay que saber por pura supervivencia. “Así se desenamora”, pensamos las mujeres cuando nos encontramos en estas circunstancias.

Las situaciones eran del calibre de: me “comí a un man entre un baño”; “tengo un polvo embolatao por una borrachera”; “ya he pasado a 5 al papayo”… Hablaban como dos amigos hombres o como dos amigas mujeres que se cuentan sus intimidades. Y mientras, Efraín, en su pueblo natal sufría. Sufría por desconocer a esa mujer de la que se había enamorado, sufría porque sentía que la había perdido, sufría porque se dio cuenta de que tenía que seguir con su vida.

Restablecer todo, tenía que ser la premisa. Pero no. Él seguía pegado al correo, esperando noticias de la personaja, para seguir dándose cuchillo, bebiendo trago como un loco y llorándome por teléfono.

Me provocaba ahogarlo entre la taza, matarlo a pellizcos. “Así o más bruto?”, le preguntaba siempre. “Deja de hablar con ella”, “ten dignidad”, “ustedes no son amigos”. Y aun así, le tomó 10 meses. D – I – E – Z … y una amenaza de suicidio y casi el pago del siquiatra.

Hasta que entendió. Entendió que nadie se muere de amor, que las relaciones duran hasta que se acaban y que las tusas se curan solas.

Un día, cuando casi pierde su trabajo, cuando se dio cuenta que estaba solo y que no quería seguir viviendo por ella. Se paró de la cama, se fue a peluquear, levantó la cabeza y sacó las manos del bolsillo, ya van 2 años desde que entendió por fin que no vale la pena sufrir por alguien que no se lo merece.

Hoy se ríe de sí mismo y yo me río de él. Ella por su parte, nunca entendió porque él le dejo de hablar –ya debió darse cuenta de que la borro del mapa-. Incluso pensando en que lo extraña.

Él por su parte, aun habla de ella, dizque con nostalgia. Pero en fondo yo sé que le da rabia, por eso hago fuerzas para que se consiga otra, para que ese clavo le saque el anterior.
Escrito por @State_of_Mind

You May Also Like

2 comentarios