Recuerdos

by - lunes, abril 04, 2011

La conversación había estado cargada de Notas pintadas de rojo, al comienzo como siempre todo comenzó como un juego estúpido, pero poco a poco se transformó en fantasías que indudablemente deseaban hacerse realidad, a cada palabra sobrevenía un rafagazo de recuerdos en imágenes mentales que excitaban más que la mente el cuerpo.

Para ella era recordar aquella sensación de sentirlo dentro de su cuerpo, como la tomaba de la cadera y la ayudaba a llevar el ritmo que parecía aumentar con la respiración y los gemidos; recordar esto hacia que su entrepierna se tornada tibia, húmeda, cargada de ganas y de placer; Creía leerlo igual de excitado, esto le causaba aun más placer, imaginar su pene erecto con ganas de ella, de tomarla como lo había hecho en los viejos tiempos y fornicarla sin compasión, la hacia sentirse deseada e indudablemente si lo hubiera tenido cerca hubieran terminado aquella fría noche, con mucho más que calor.

Entre palabras y risas picaras se pasaron un rato de la noche, la distancia física que había entre ambos parecía acortarse con el computador, pero él se tenia que ir, donde estaba ya había amanecido, mientras que para ella era tan solo la media noche, así que la conversación pareció quedar en un limbo de ¨ algún día nos veremos y recordaremos viejos tiempos¨ ; pero ella no quería que terminarse allí, sentía como su cuerpo le pedía a gritos tenerlo allí, como su cuerpo imploraba sentirse penetrado solo por él, así que invadió su mente de recuerdos, saboreo recuerdo por recuerdo, no se esforzó en pasarlos rápido, los hizo lentos, los hizo durar lo que tenían que durar, imagino cuando su boca (la de él) comenzaba a besar su espalda (la de ella) y luego la mordía, mientras con una mano tocaba sus senos y la otra la introducía en su pantalón; recordó como jugaba con su clítoris mientras la besaba contra una pared, y como si fuese más que un recuerdo comenzó a realizar acto por acto el reflejo de las acciones de él con las manos de ella, estaba tan húmeda, tan fácil, tan puta.

Su entrepierna, su sexo todo en ella estaba húmedo, sus manos se deslizaban fácilmente por su clítoris y se introducían fácilmente en su vagina, y su mente lo hacia a él dueño del creciente calor, tan solo imaginar aquellas noches o tardes donde ambos sabían que hacer, cual posición tomar, donde él la manejaba como un juguete a su antojo y ella se dejaba manejar, imaginarse besándolo, besando su cuello, su pecho su espalda, tomando su pene entre las manos y llevándolo a su boca la hacia sentir más y más excitación, se tocaba suave, lento, no solo masturbaba su cuerpo, también masturbaba su mente, las ganas de él siempre habían estado y siempre estarían presentes, había sido por mucho el mejor amante que había tenido en su vida.

Sentía como a cada instante el orgasmo estaba más cerca, era imposible no sentirlo, deseaba prolongarlo, pero no deseaba dejar de tocar, sus dedos hacían círculos en su clítoris,  incrementando cada vez la velocidad y a veces los introducía en su vagina; sus gemidos (lo imaginaba a él escuchándolos, sabia como lo excitaba aquello) también aumentaban de tono y de color, y fue allí donde no aguanto más, donde sintió como el calor se expandía a sus piernas, se expandía por su estomago, por cada parte de su cuerpo y entonces su gemido se ahogo, su espalda se encorvo y sintió como su orgasmo bajaba entre sus piernas, ahora finalmente era hora de dormir ...

You May Also Like

7 comentarios

  1. Maravillosamente humano, hace mucho no leia algo así de bueno. Como siempre, otra gran entrada, te felicito Campa.

    ResponderEliminar
  2. increiblemente es como si lo estuviese viviendo.me senti por un momento actriz de la historia..me gusta ller estas cosas y dejar la imaginacion volar

    ResponderEliminar
  3. esos recuerdos son tan bellos que pueden llegar a ser dolorosos, tu honestidad me abruma. Feliz día y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. que buen texto, me ha subido el libido sin llegar a ser pornografico. Muy buena nota.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho. Te quedó muy chévere.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. TIMAGINABA MÀS GRANDE, PERO EN TU FOTO ... TE PERCIBO COMO UNA MINI PERSONA. HAHAHAHHA
    SALUDOS , QUERIDA.

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.