lunes, 22 de noviembre de 2010

Algún día

En una tarde lenta, apacible y con el cielo azul
acércate
y tocame como un músico tocaria un instrumento
Como si hicieras música para ti; para mi
Escúchame, como un niño oiría el mar
Besame, como si tuvieras sed de mi
Observame, como si fuera una obra de arte
Y acariciame, como si fuera un objeto precioso.

Entonces cuando llegara la noche
Permiteme sentirme tuya
y al amanecer déjame volver a creer...

Déjame creer por un instante más
y sentir por toda la eternidad que entonces algo valió la pena

1 comentarios:

el aguijon del moscardon diesel dijo...

bello, parece que todo va mejor (eso espero)

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang