Destino...

by - martes, octubre 26, 2010

Es gracioso eso del destino, porque si le preguntara a mi hijo de 6 años que significa, probablemente me respondería que no sabe su significado; si le dijera ¿Samuel, tú crees que tu destino es ser medico? Me respondería ¨pues mami, yo quiero ser médico¨ pero no me respondería ¨si mami, ese es mi destino¨ entonces supongo que a lo que estamos destinados, o a lo que nuestra vida está destinada se crea después de adultos, y definitivamente Dios o los dioses debieron decidir que después de los 10 años nuestro destino seria X o Y …. Sin tomar en cuenta nuestro deseos.

Antes de las palabras malas o buenas, de las decisiones pésimas o acordes, Es indispensable decir que para mí nunca dependió del destino; que dependió del querer, fuera muy grande o muy poco, y que a veces cuando las dudas me invadían, siempre estaba la misma conclusión… la conclusión de que lo bueno estaba sobre lo malo, que el amor era más grande, aunque sonara a cliché; y que definitivamente aquello que yo deseaba era más importante que aquello que le universo completo pudiera desear….

Y me siento (tan sentimental) frente al PC y escribo aquello que pasa por mi mente, y solo puedo pensar en que todo aquello termino; y es gracioso porque uno sabe y tiene la certeza que en unos meses, que en unos días o quizás en unos años ( el tiempo tan relativo) todo va a estar bien, pero y entonces ¿de que valió el esfuerzo, de que valieron las emociones? Supongo que no de mucho, porque incluso con la conciencia acabada, con el alma en pedazos y con la certeza de un futuro más ¨destinado a ser¨ te sigo amando, y la puta tristeza me sigue invadiendo cada molécula y es entonces que te preguntas ¿y por que los dioses pensaron que esto no debió ser? Porque la vida es así, porque no se termina con quien más se ama, si no con quien más nos conviene y porque en definitiva, yo no estoy a tu lado que es lugar donde debería estar.

Es gracioso y absurdamente doloroso saber que todo está a punto de terminar y que aunque tengo horas para remediarlo no lo puedo hacer… y el inevitable destino que dice ¨como todos los finales felices, termino siendo una tragedia¨

You May Also Like

4 comentarios

  1. Yo le tengo miedo al destino... antes me confiaba mucho del presente y creía que todo se iba a hacer así, Ya ni abro la boca para no quedar como una idiota conmigo misma.
    Yo ya no creo en los finales de cuento... tiene que ocurrir un milagro para que vuelva a creer en ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que te estás dando demasiado duro... pero me encanta como lo escribes

    ResponderEliminar
  3. campa, se aprende en cada paso, al final no hay tiempo perdido, aunque no lo creamos

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.