Cayendo

by - miércoles, agosto 18, 2010

A veces estiro mis brazos y trato de tocarte,

De acariciar tu rostro, tu cabello,

De dejar enredado en las puntas de mis distales falanges la sensación de tu ser

La sensación de saber cómo se siente tu piel en mi piel.


Es entonces que cierro los ojos nuevamente

Y al abrirlos,

Observo el infinito cielo azul

Y veo como caigo

Y siento como caigo

Y trato de estirar mis brazos nuevamente hacia ti.


Pero me doy cuenta

Que solo es el enorme

Y gran vacío que me ha dejado tu ausencia

Y el cielo que ya mis brazos no alcanzan a tocar.

You May Also Like

8 comentarios