viernes, 11 de diciembre de 2009

Recordando

La primera vez que vi a Diego, yo tenia 15 años y el 19; bastante obvio, yo era tan solo una adolescente que se dejaba impresionar fácilmente, que tenia constantemente aquella sensación de necesitar pertenecer a algo, por tanto sentia la necesidad de ser ¨popular¨, como si eso fuese a darme un puesto mas alto en la tribuna del mundo; El cuento es que si a mis 15 años hubiese tenido noción, de lo que podía o no podía esperar del sujeto, probablemente nunca me le hubiera acercado, y mucho menos hubiesemos tenido un hijo, pero como pueden ver, la noción aquella la perdí.

No puedo decir que las circunstancias en las que lo conocí fueron malas, de hecho, cuando recuerdo aquella noche sonrió, sin embargo los malos tiempos no tardaron en llegar, en definitiva y mirando en retrospectiva mi relación con Diego fue pesima, si se puede llamar relación a lo que sea que tuvimos. No voy a mentir revolcándome en el odio o diciendo que todo fue malo, hubo buenos tiempos, y cuando más lo necesite, de una manera bastante extraña Diego siempre estuvo ahí para mi; El fue mi primer amor, con un pequeño cambio en lo tradicional, el tipo queria mas a la mascota de su perro que a mi (bueno asi lo veo yo), pasaron muchas cosas, muchas lagrimas, muchos gritos, y finalmente llego lo que ni el uno ni el otro hubiésemos esperado, llego un hijo, y con el, nos llego una buena época, la única buena época que existió entre ambos, por paradojica que fuera la situación.

Luego de un tiempo yo seguía ¨amando ¨ a Diego, y pues el, segun creo, comenzo a quererme; pero eso no nos alcanzo... en realidad el tipo de los n-mil tatoos, de las n-mil mujeres y de los n-mil amigos, ya tenia un corazón bien lleno de muchas mierdas buenas y otras no tan buenas, pero ya no había espacio para mi, y asi fue como todo se acabo, con muchos preambulos, con un hijo de por medio, y con un par de pendejos que tuvieron que ¨madurarse biches¨.

De el aprendí varias cosas, aprendi como se siente creerte un insecto, como se siente el desamor, que son los cachos, y un montón de cosas más; esta seria la parte en que alguien dice o piensa - que pendejo de mierda, no vale la pena- pero yo no lo veo así, yo lo veo como que en definitiva ambos nos equivocamos, y de una manera absurdamente grande.

No creo que fuera un mal tipo, solo que no era mi tipo, es más, creo que el papá de mi hijo es un buen tipo, que probablemente valdria la pena de otra nena, pero la mia, nunca la valio, conmigo siempre fue un hijo de puta, y yo (luego de mucho tiempo) con el fui una perra desgraciada, y asi terminamos siendo un par de padres modernos, que escasamente se saludan.

Los detalles de esta historia no importan, ya no, alguna vez importaron, pero afortunadamente para mi algun día dejaron de ser detalles y se convirtieron en lo que eran, recuerdos vagos y mal pintados.

Hoy escribia de esta situación, por que hubo algo que Diego me enseño, y que realmente espero, nunca se me olvide; el amor, es amor, y siempre lo sera, y sera inevitable que duela, y sera adictivo y atractivo y en ocaciones putamente cruel, pero en definitiva, ni en las peores epocas el amor se podria mendigar.

Eso fue lo que este sujeto mal parado en mi vida me enseño, que el amor no se mendiga, ni en las peores circunstancias.

Para mi fortuna, luego de Diego vino la parte dulce del amor, pero esa se las cuento en otra ocasión.

Pd: Regrese, estaba más atareada de lo normal, pero pronto vuelvo con los apuntes Sueltos, a ver si este año termina bien, y Feliz Navidad para todo el que se pase por acá; Abrazos, besos y buñuelos.

14 comentarios:

ordago13 dijo...

Siento decirlo, pero esta historia me parece muy triste...

Solo te sugiero que en navidad sonrias¡¡¡


Tienes un gran blog¡¡¡

Si mi programa de radio te puede animar pues mejor...
Canciones que cambiaran tu vida

Cesc dijo...

El dolor duele y creo que de él mucho se aprende. De las carícias, también se aprende, sin duda.
A disfrutarlas

laura dijo...

uf , me recuerdas tanto a mi....yo 15 , él 19 y muchos años amargos....bueno , yo con él , por suerte para mí , no tuve hijos...ahora lo recuerdo todo sin rencor , sólo una equivocación más en el camino...
no te deseo aun feliz navidad porke espero verte antes por akí
:-)
besos

Juan David dijo...

Poniendo aparte el tema tratado, debo decir que noto una evolución grande en tu escritura. Me gustó.

Un abrazo.

Michelle Durán dijo...

Me encanta tu blog. Llegué aqui por casualidad y en serio, me gusta mucho. Tienes muy buen material aqui.

el aguijon del moscardon diesel dijo...

parece que lo personal aflora por estos días, bello texto, sin rencores, la distancia que da el tiempo hace que todo se vea un poco mejor.

●•· √эиμⓩ ·•● dijo...

Que buena historia, y digo muy buena, ya que de esos malos baches en la vida se aprende para luego, construir un futuro mejor.

Y te apoyo totalmente. El amor no se mendiga. Como dicen, si es tuyo, siempre lo sera, si no... nunca...

Saluditos mujer-!

Álvaro Monterroza Ríos dijo...

Bueno, por lo menos sabemos que el amor siempre termina mal. Pero qué se le va a hacer, amor es amor, vale la pena.

Saludos princesa

Gabriel Cruz dijo...

Y una de las grandes experiencias que te ha dejado es el aprendizaje de lo que viviste, coincido contigo en ver lo bueno de lo que ya fue y lo mejor es dejar atrás el pasado y vivir el presente.
Abrazos Campanula!!...

Faffy dijo...

hola!

al menos el patán dejó cosas buenas

llegué a tu blog paseando de blogroll en blogroll ... que tengas unas lindas fiestas

me gustó como luce tu blog
saludos

GABRIEL U.S. dijo...

Eso está bueno. Eso es cruel, pero verdadero. El amor es esa mierda que no se nos quita y que no nos dan cuando lo pedimos. Sólo llega y te jode, pero hay que gozarcelo mientras dure, pues jode muy rico.
Feliz Navidad y besos con buñuelos!

Deivi E. dijo...

Es triste y hay cierto dejo de nostalgia en tus palabras. Coincido contigo cuando dices que los dos se equivocaron y que este man de pronto era pa' otra vieja.
Saludos.

Lau dijo...

Me gusto tu relato. El amor no se mendiga, estoy de acuerdo y eso se aprende de la peor forma pero es una lección para toda la vida. Ahora bien, eso de que el amor debe doler, me resito a creerlo. Aunque la practica eso enseña. Que bueno que hayas regresado campa. ¡Queremos apuntes suletos!

Tomáz dijo...

A pesar de lo malo de la historia, puede uno notar a lo largo de este blog que por lo menos el hijo tiene una mamá que lo quiere.
Yo del amor no me atrevoa opinar muchas vainas, me parece un tema muy cambiante y delicado, del que nunca se pueden sacar conclusiones.
Sólo tengo una certeza cuando pienso en cosas amorosas, y es que estoy perdiendo el tiempo pensando.
Un abrazo y felices fiestas.

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang