domingo, 8 de noviembre de 2009

Tarde

Afuera las gotas de lluvia comenzaban a caer, y el aire húmedo se colaba por la ventana, anunciando la tarde gris que comenzaba a posicionarse, para posteriormente darle paso a una fría noche.

Mientras tanto, en la cama que había decidido no tender, estaba sentada Juliana con el portátil y la tv encendida frente a ella, ambos equipos se convertían en su única compañía, mientras escuchaba una mala serie al fondo y escribía sin mucho sentido; fue entonces, que como por arte de magia o del destino, o de un deseo irreparable de ser una protagonista mas, cerro sus ojos y sintió como el aire húmedo tocaba su rostro, logrando que por un ínfimo instante se sintiera en paz.

Juliana que en realidad no esperaba mucho de aquella tarde, observo todo a su al rededor, pensó que era una bonita visión poder observar los arboles, el cielo gris y las gotas de lluvia en un mismo instante, pensó que era agradable sentir mezclados el olor a flores de su cuarto y la humedad de afuera; era bueno tener una tarde de novela, sin tristezas, sin desengaños, solo el paisaje y la protagonista, Juliana se incorporo, comenzaba a oscurecer, necesitaba encender la luz, y por supuesto que mejor manera de terminar la tarde, que un buen café.

4 comentarios:

GABRIEL U.S. dijo...

Un instante mágico en el que el tiempo se hace más lento, en el que todo parece confabularse para que la nostalgia se instale en nuestro pensamiento.
Buena ambientación. Bueno leerte, siempre.
Un abrazo!

Cesc dijo...

Me encanta el ambiente que rodea los dias de lluvia, frío y que son grises. Me gusta recogerme, leer... y por supuesto un buen café

La ladrona de besos dijo...

Si, un cafe como el mio.
Aqui al ladito del ordenador.

Pablo dijo...

Imagino a Ju acunando la taza para sentir la tibieza. Me gusta, muy visual y recordable. =)

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang