Apuntes Sueltos 19-11--2009

by - jueves, noviembre 19, 2009














Las imágenes las saco de aquí ;)

Mendigo

cada vez que caminaba hacia la ruta del bus (que posteriormente la llevaría a la universidad) al llegar a la esquina del colegio mas elegante de su barrio, afuera estaba sentado un mendigo leyendo, eso era lo que le parecía más sorprendente, alguien tan harapiento y sin embargo dentro de un pequeño contexto, parecía un sabio; siempre pensaba en preguntarle que leía, o hablar de algo mas banal, solo para saber que pensaba en realidad y quizás algún día el Mendigo le contaría su historia; pero en realidad siempre iba de afán, así que termino su universidad y se olvido del mendigo sabio.

Taxi

Cada tarde, tomaba un taxi para que la llevase a su casa; cada tarde era un sujeto diferente, un modelo de auto diferente, sin embargo casi siempre, los taxistas hablaban del clima, de la inseguridad, de cosas ni mucho ni poco importantes.

Aquella tarde al tomar el taxi, vio que era un tipo aun joven, bastante atractivo la verdad, y cuando subió, este le pregunto como estaba, que tal había estado su día, y entraron sin darse cuenta en una conversación personal e interesante; ella quería que el camino fuese más largo de lo común y el sonreía, ella esperaba que le pidieran su teléfono, e-mail o lo que fuera, pensaba que si no lo hacia el, lo hacia ella, pero al bajar, solo pudo modular- ¿cuanto te debo?- Gracias; y miro como el taxi partía en busca de una nueva carrera.

Bar

Cada viernes en la noche, salia a divertirse a cualquier antro de buena o mala reputación, quería tomarse un par de cervezas o un shot, sonreír y reír, y por un instante sentirse bien y dejar de sentirse sola; aquel viernes fue noche de shot, fue a un nuevo bar que le había recomendado,y fue sola por que no encontró con quien ir, se sentó en la barra y el mesero unos cuantos años menor que ella, la atendía de maravilla, luego de unos cuantos tragos, algo mareada, le dijo que la invitara un trago, el no se opuso, se lo tomaron juntos y se rieron, la promesa iba en que la próxima semana la segunda tanda iba por parte de ella.

You May Also Like

11 comentarios

  1. Pensé que los tres serían oportunidades perdidas. El final del último me demostró que no.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. estos cortos son muy visuales, parecen cortometrajes al uno imaginarlos...

    Me gustan los relatos cortos...

    ResponderEliminar
  3. Que delicia la promesa de devolver una invitación.
    El sabio harapiento se preguntará si a alguien le interesa su intelectual actitud.
    Taxista guapo que no espera más que el dinero que su trabajo exige, pero mientras llega el dinero hace inspirar a alguien en sus cortos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Las que dejamos pasar por no atrevernos a volar. Maravillosos como siempre.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la del taxi, me identifico con ella ya que he vivido circunstancias de ese tipo, en el que no me animo y al final he dejado pasar la oportunidad de conocer a alguien. Bonito post ;)

    ResponderEliminar
  7. Los tres relatos me sugieren fotos. Muy, muy buenos.

    ResponderEliminar
  8. ¿Esa del taxi es la misma que fue al café y no pudo decirle nada al mesero? Mmmmm El taxi se le fue pero siempre puede volver al café :o)

    ResponderEliminar
  9. Campa, veo que estás incursionando en los micros. Me parece muy bien.

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.