la rue de l'amour

by - viernes, octubre 23, 2009















Ya nadie recordaba quien la habia nombrado asi, o por que, pero definitivamente la rue de l'amour era un nombre peculiar para una calle de una ciudad latina; era una calle de casas conservadoras y solo un edificio que se levantaba en una de sus esquinas, aun asi, el lugar tenia un aire bastante emocional.

Algunos de sus habitantes habian llegado hasta alli por el nombre mismo de la calle, otros simplemente habian dado con el lugar, pero era bastante agradable para vivir, quizas la esperanza de vivir dentro de un lugar donde su mismo nombre era amor, los hacia felices.

La calle que en realidad no era muy grande, quedaba en un barrio de estrato medio y algo alejada del bullicio y el ajetreo del centro de la ciudad, era un lugar de casas antiguas, de bonitas fachadas, y jardines con flores; estaba habitada principalmente por personas jovenes, lo cual hacia de la calle un lugar mucho más peculiar, con ideas frescas y diferentes.

En el primer piso del edificio, que aunque no desentonaba si se hacia extraño en aquella calle, coexistía un café, quizás era allí el lugar donde todos los residentes de la calle en algún momento habían dado los unos con los otros, el edificio contaba con 13 pisos, en cada piso habian dos apartamentos entre grandes y medianos, la mayoria de ellos permanecian vacios la mayor parte del tiempo, sus dueños estaban de viaje, o simplemente los habian comprado para cuando sus hijos estuviesen en la universidad; en el segundo piso se encontraba la recepción y al fondo un pequeño apartamento que era habitado por el administrador que hacia también las veces de portero y su esposa, estaba lucas en el 4, un joven que trataba de ser empresario, y que poco a poco lo iba logrando, los del 6 eran un par de amigos que compartian gastos mientras iban a la universidad, al frente de ellos estaba Andrea, un chica algo timida y asi sucesivamente.

En el piso 8 vivía Sofia, un chica de unos 26 años, cabello castaño claro, alta y con un rostro tremendamente dulce, Sofia era una de esos habitantes que vivian en aquella calle por su mero nombre, desde chica era romántica, tierna
y soñaba con encontrar su amor verdadero, Camila, quien se habia pasado hacia dos semanas frente a Sofia era una Pelinegra de ojos grandes y bastante delgada, era una chica con bastante cancha en el mundo, no porque lo hubiese querido, solo no habia tenido suerte, sin embargo, casi siempre terminaba siendo igual de dulce que Sofi.

Aquella noche cuando Camila llego al bajar del ascensor, vio a Sofia sentada en las escalas llorando, en realidad no la conocia, solo la habia visto por las mañanas cuando ambas salian a trabajar, pero le causo curiosidad, asi que se acerco
- hola, te pasa algo
- perdon, no te senti llegar, no me pasa nada, es solo un catarro
-jajaja, perdona que insista, pero no creo que sea un catarro, te puedo ayudar en algo
- bueno, en realidad tuve un mal día - respondio sofia quitandose las lagrimas de las mejillas
- no te preocupes, ya vendran otros mejores - le dijo Camila mientras se sentaba a su lado - mucho gusto Camila, soy tu nueva vecina
- si lo se, te he visto en las mañanas cuando salimos a trabajar, me llamo Sofia, en lo que te pueda ayudar solo me avisas
- y bueno muñeca, que te sucedio, por que lloras? perdona si peco de imprudente, es solo que nunca es bueno cuando alguien llora
- pues lo que te dije un mal día, y pues el mal de mucho, soledad
- mmm, tienes razón, el mal de muchos - Camila hizo un pausa, se paro y se corrio hacia el balcon mientras encendia un cigarrillo- la soledad es terrible, pero entonces ¿estas llorando por amor?
- Sofia sonrio- tienes razón, por puro amor
- No te preocupes, todo siempre se soluciona, aunque a veces no paresca que puede suceder
- Gracias, espero que sea asi, y hace cuanto estas aca.
- hace dos semanas, buscaba un apartamento, y pues este tiene un gran ventanal, me gusta mirar la ciudad.
- y te agrada el lugar?
- en realidad aun no conosco a nadie, tu eres la primera con quien hablo, pero parece ser un lugar agradable.
- si es bastante agradable, ya luego conoceras los vecinos, los de aca del edificio y los de afuera, son todos muy diferentes, pero la mayoria son amables.
- que bueno, ya luego los conosco, pero sabes? te invito a una café, pensándolo bien yo tampoco tuve un buen día.
- y que te paso?
- puessssss, igual que tu, cosas del amor, aunque algo diferentes.
- como asi?
- pues que hoy me di cuenta que estoy enamorada
- y eso te parece malo?
- no, me parece aterrador; pero vamos nena, sécate esas lagrimas ponte un poco de maquillaje y vamos por un café, que si he podido notar que el administrador esta bastante guapo.
- jajaja, así que te gusto Manuel, según veo Camila te gustara el lugar, esperame 5 min. entro al baño y ya salgo
- ok, aca te espero.
- oye Camila, que agradable conocerte.

You May Also Like

11 comentarios

  1. Parece ser el comienzo de algo bueno y talvez perdurable.

    ResponderEliminar
  2. El relato que empieza con una calle. Una calle que soporta el edificio de las dos mujeres. La historia que inicia con el paso del saludo. Un amor enterrado en el pecho, tan hondo, tan profundo, tan bonito, que suele. Buena atmosfera.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Y así nace una amistad, es una buena historia para comenzar el fin de semana...

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, le diste una muy buena atmosfera a la historia, se ve muy interesante.... Saludos!

    ResponderEliminar
  5. A veces uno se cree único en malos andares...pero basta una lágrima en otra cara, para entender.

    Buen principio.

    ResponderEliminar
  6. malo no, aterrador... me siento tan Camila todo el tiempo :S

    ResponderEliminar
  7. Camila no olvides que a veces se llora de felicidad. Suerte.
    PD: Me gustó tu prosa.

    ResponderEliminar
  8. me guuuuusto mucho tu blog, te sigo ojala que cuadno entres al mio te guste igual.


    Cuidate un monton-

    ResponderEliminar
  9. Una bella historia de amistad que me imagino tendra segunda parte. Ya sabes estaremos atentos.

    Un gran abrazo desde Japón.

    ResponderEliminar
  10. Sencillo y ligero y sin embargo deja con ganas de más
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito......me ha dejado pensando......bonito, muy bonito!

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.