Sonrisas

by - martes, junio 09, 2009

La miro desde el otro lado de la mesa, su cabello negro, el pequeño brillo en sus ojos y su sonrisa sincera, y en aquel instante supo que ella estaba llena de colores, que los contagiaba, y fue entonces que su corazón latió de nuevo, y el estruendo se alcanzo a sentir en su estomago, por fin era el, quien ahora sonreía.

You May Also Like

8 comentarios