miércoles, 8 de abril de 2009

Cuando era fea

Aun recuerdo la sensación de tener 15 años y toda una vida por delante, pero como cualquier adolescente, recuerdo la sensación de carecer de todos los elementos necesarios para ser feliz.
No puedo hablar mucho de mi niñez, solo me puedo remitir a decir que fui realmente feliz, monte en patines, jugué fútbol, muñecas, escondidijo, boy, stop y cuantas pendejadas se hacen de pequeños, dibuje, escribí, tuve moretones, me revente la boca, y me dolió el estomago de tanto sonreír; tuve una gran familia, siempre tuve lo que necesite y creo que mis problemas mentales comenzaron por estudiar en un colegio solo de niñas, jajaja, la verdad la primaria estudie en un colegio femenino, para el bachillerato gane mi primer pelea con mi mamá y me fui a estudiar a un colegio mixto, donde por fin podía estar cerca de los tan apreciados (para mi) hombres, pero con el cambio de colegio, la pubertad convertida después en adolescencia, vino la enorme necesidad de buscarme un ¨lugar¨ en el mundo, y obvio como cualquier adolescente pensar en imitar al que tenia el lugar que yo tanto anhelaba para mi.

Siempre obtuve buenas notas, afortunadamente Dios me cargo a la cuenta de la vida tener unas cuantas neuronas funcionales y listas para cualquier momento, pero a diferencia de lo bien que me iba en matemáticas, español y química (adoro la química) en mi vida personal era un completo fracaso, simplemente era tímida, introvertida y por cierto nada divertida, motivo por el cual termine siendo la rocker, rallada y un tanto asociable del salón, debo decir que tampoco estaba en el mejor sitio para alguien como yo, estaba rodeada simple y llanamente de muchos chucurrumbanberos (entiéndase personas que no gustan nada del rock), que se parecían muy poco a mi en lo que pensaba o hacia, pero como todas las cosas de la vida, nada es completamente negro, ni completamente blanco, por razones del destino termine teniendo varias amigas que también gustaban del rock, y que a diferencia mía, eran totalmente populares, esas nenas terminaron convirtiéndose en mis ¨modelos ¨ a seguir, debo confesar que aquellas mujeres eran realmente hermosas, razón por la que yo termine mirándome en el espejo y sintiéndome cual patito feo de la historia; termine por atribuirle a mi poco agraciado físico el ser impopular y no tener el ¨lugar¨ que deseaba en el mundo; recuerdo como los profesores nos ponían dinámicas en las cuales teníamos que decir una cualidad de los compañeros, y mi cualidad siempre fue ¨Inteligente¨, llego un momento en que odie tener cerebro; cada vez que veía una mujer bonita, pensaba en lo feliz que ella debía ser, me creaba un mapa mental de la susodicha, donde tenia un novio perfecto, amigos, amigas, y hasta la familia feliz, pensaba en como debía sonreír cada día al despertar y como cada noche debía sonreír mas, ver una mujer guapa en cualquier lugar, era para mi toda una tortura, sentia envidia y ganas de ser ella en lugar de ser yo.

Les confieso esto por que recordarlo ahora me hace casi orinar de la risa, pensar en lo tonta que era y como era de poquita para ver la vida real, 10 años después sonrió cada vez que un hombre me dice lo guapa que me puedo ver (que conste que no me creo linda), pero sobretodo, sonrió cada vez que recuerdo como odiaba tener neuronas y mas neuronas, cada vez que miro hacia atrás me doy cuenta que aquellas amigas no eran tan hermosas, eran mas bien interesantes, que yo no estaba tan gorda, no era tan fea, y que solo se trataba de que en medio de mi extrema timidez, parecía mal geniada, el año pasado abrí el facebook, reencontré a montones de personas de mi colegio, y es gracioso confesar que varios tipos me contaron como en el colegio no se me acercaban por que era muy ¨seria¨, también me llegaron a decir que les gustaba mi boca y cosas así, hoy me rió a carcajadas, en esa época llore a cantaros, pero así es la vida ¿ o no? Las cosas van pasando, la manera de verlas se modifica, finalmente a mis 25 años me doy cuenta, que la belleza no compra la felicidad, que ser popular es un trabajo mas agotador que agradable, y que si soy fea poco me importa, eso si, aprendí de sobremanera que solo siendo inteligente se sobrevive en mi mundo, es que solo siendo inteligente voy a llegar a donde aspiro, y que solo siendo tan inteligente como para manejar tu vida de la manera adecuada se logra ser feliz.

15 comentarios:

lncognito dijo...

Lastima que a la rocker le termino gustando "los cantores de Chipuco"

Que nivel!!!

Un saludo, que reces mucho esta Semana Santa

Yo

Juan David dijo...

Es muy sabio lo que dices. Una verdadera moraleja.

Christophe dijo...

Todo eso que narras termina siendo una historia común para muchos, que el tiempo se encarga de revertir.

Aunque algunos no tengamos arreglo ;), ya a estas alturas eso no importa jeje. Saludos.

PD. ¿Cómo será tu boca?

Tomáz dijo...

Definitivamente el cerebro es la diferencia entre una mujer que vale la pena y una mujer que vale la pena un rato.
No sé, pero el rock suele tener ese efecto encantador en las jóvenes...
Un abrazo.

honestidad brutal dijo...

el rock tiene un efecto encantador no solo en las jovenes... xD

Realmente.. esa "gente popular".. talvez no sean tan felices como aparentan no?.. talvez nisiquiera hayan buscado el lugar donde los han puesto..

Saludosss!

Tomáz dijo...

A propósito, de Facebook, reabrí mi cuenta hace poco, agrégueme, estoy como Tomáz Garzía.
Saludos.

Sink dijo...

bueno de gracia ud lo puso de titulo "Cuando era fea" algunos incluso despues de salir del colegrio y estudios superiores seguimos igual o mas feos ;)

Regards

Rodrigo Bueno dijo...

Hola:

Eso le pasa a todo el mundo jajaja es típico que cuando estás en el colegio uno nunca tiene el talento que las personas de entonces valoran pero cuando creces y ves para atrás al final agradeces haber sido así.. bueno almenos a mí me pasa, tengo un buen pasar ahora, no me quejo... mucho mejor que el de cualquiera de los que en ese entonces fueran los más populares y sociables.

Saludos!

Rodrigo Bueno

Pedro Cárdenas dijo...

me gusto¡¡¡¡

Julibelula dijo...

y verás que en 5 años descubrirás muchas cosas muy diferentes y felices

gurzaf dijo...

Muy interesante la moraleja de la historia, deja mucho que pensar, aunque son esas las conclusiones a las que llega uno con el pasar de los años, si yo con 18, ya tengo mucho de que reirme, entonces como seré mas adelante.... jeje, si es que llego hasta... alla?
Saludos!

silente dijo...

Si no hubiera leído el desenlace, ya mismo te recomendaría terapia, jaja.

Beso

Daniosmo dijo...

la verdad es muy comun el asunto de los complejos injustificados o el añorar ser como alguien jajajaja menos mal yo nunca me aburri demaciado cuando tuve ese tipo de sensaciones.

Saludos

Anónimo dijo...

me ha gustado

Anónimo dijo...

Ahora eres muy linda, por tu humildad.

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang