Continunado

by - sábado, febrero 21, 2009

Hace ya suficientes días que no escribo, mi cabeza se siente como una gran globo a punto explotar, y como un globo solo cargo aire, mis ideas están demasiado vagas como para concretarse en algo, ando retomando mi vida, no menos triste, eso si, no creo que la depresión este disminuyendo, creo mas bien, que la resinación esta aumentando.
Solo tengo para contar algo que me parece una bonita historia.
Esta semana el hospital en el que trabajo se traslado de cede, nos trasladamos a una mas bonita, mas grande, mas acojedora etc. etc. el miércoles en la tarde se finalizo con el servicio de urgencias, fue el ultimo en llegar y el primero en comenzar a funcionar, aquella tarde llego una materna, con dolores de parto 33 semanas +5 y una dilatación de 5, la mujer solo miraba como poníamos cada cosa en su lugar y como corríamos tratando de hacer nuestro trabajo, ya que probablemente en la noche iba a nacer el primer bebe del hospital, así que le pedimos que lo pusiera camilo, como el hospital, ella solo sonrió, aquella noche cerca de las 10, nació Juan camilo, el primer niño nacido en este hospital, ayer viernes murió el primer paciente, de muerte natural, un hombre bastante anciano, los hospitales siempre fueron como los aeropuertos, unos llegando, otro partiendo, unos llorando de felicidad, otros de tristeza, esta solo fue mi primer semana en un nuevo hospital, la termine el sábado, con el corazón mas roto que la semana anterior, y como ya lo había dicho, no con menos depresión, solo con mayor resinación.

You May Also Like

6 comentarios

  1. No se resigne, adáptese.
    Y ríase mujer! no se quede pensando en lo triste que es la vida, porque no termina de encontrar razones.
    Saludos desde Don blog Pérez.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que es difícil no resignarse cuando vemos como no podemos hacer nada por salvar la vida de algunas personas, como la del anciano del hospital... Sin embargo, debemos mirar las cosas por el lado positivo y no centrarnos en lo malo.

    El bebe que nació tiene una vida por delante llena de desdichas, pero también plagada de felicidad y de sonrisas. Y sin tu labor y la de tus compañeros, no hubiera sido posible!

    Un cálido saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la comparación entre aeropuerto y hospital. ¿Será que en la vida, como en el aeropuerto, generalmente todo vuelo que parte es un vuelo que llega a otro lugar?

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Interesante comparación entre los hospitales y los aeropuertos, buena anécdota la que cuentas, son cosas muy interesantes para recordar y compartir.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya! Qué comparaciones más ingeniosas. Y qué reflexión tan bella: nacer, morir. ¿No será todo lo mismo, las dos caras de una misma moneda?
    Felicitaciones. Me ha encantado esta entrada.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho este post, apenas hoy me encontre con tu Blog y ya me apunté como seguidor.

    Realmente, lo unico que hay que hacer es resignarse... así es la vida.

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.