Recuerdos y añoranzas

by - viernes, octubre 24, 2008

Ayer, aunque no suelo hacerlo, llame a mi mamá en la hora del almuerzo a saludarla, luego de los saludos respectivos y los como estas, en que termino este problema y las otras cosas, me dijo:
- sabes que paso? se murió doña cruzana

mi reacción fue de tristeza y de un único recuerdo infantil.

Doña cruzana era una vecina que vivía frente a mi casa cuando yo estaba pequeña, es más, vivió frente a mi casa desde que nací hasta que me mude cuando ya era una adolescente, no se como haya sido para ustedes, pero aquella era la vecina donde yo solía ir en las tardes a saludar, y que me regalaba los manjares que preparaba y sabia que me gustaban, por los corredores de su casa, corrí, reí, grite y me senté a comer frutas y dulces, los 31 de diciembre me regalaba 12 uvas y me decía que por cada una podía pedir un deseo, entre muchos otros buenos recuerdos; sin embargo el recuerdo que vino ayer a mi mente, en cuanto mi mamá me dio la noticia fue otro.


Recuerdo que siendo muy pequeña, una de esas tardes en que solía pasar por su casa, doña cruzana tenia una llave en las manos, una llave normal como cualquier otra, pero como toda niña curiosa yo le pregunte para que era y ella me la regalo, recuerdo que me la dio, y me dijo que debía cuidarla muy bien, por que con esa llave podría abrir una puerta que daba al cielo, a lo que yo pregunte donde estaba la puerta, ella me respondió, que la puerta la debía encontrar yo, recuerdo haberme pasado esa tarde entera tratando de abrir con una llave cualquiera una puerta en el cielo, la verdad que nunca la encontré, y aunque el recuerdo es bastante vago, y no se si sera una falla en mi memoria o lo que sea, creo que es un lindo recuerdo y lamento haber perdido aquella llave, me pregunto donde estará y quien tiene ahora una llave que abre una puerta al cielo, fue un simple juego infantil, pero que bueno es pensar como chiquillo y creer en las posibilidades, pero hoy quisiera tan solo decirlo, por que me gustaría que el día en que yo muriera alguien dijera por mi:

-Doña cruzana, ya usted encontró la puerta que daba al cielo, espero que este bien, lamento haber perdido aquella llave, pero espero algún día encontrar otra.

You May Also Like

2 comentarios

  1. Bonita anécdota. Una verdadera lástima que hayas extraviado la llave. Yo quisiera una de esas.

    ResponderEliminar
  2. Una bella forma de rendirle un sentido homenaje a alguien a quien tu corazon siempre recordara.

    Saludos desde Japon.

    ResponderEliminar

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.