Un nuevo comienzo

by - lunes, julio 21, 2008

Camila siempre supo que las cosas en la vida, como los libros, se formaban de capítulos, y que esos capítulos se tenían que cerrar, pero con Tomas nunca pudo cerrarlo.

Luego de que el se marchara a otra ciudad fue cuestión de tiempo para que la relación se comenzara a enfriar y sin saber cual, alguno de los dos dejo de llamar, así que simplemente, sin decir adiós o como las cosas ya no funcionaban, sin dar cualquier otra excusa todo termino.

El tiempo paso y Camila se enamoro de nuevo, de una manera fresca y renovada, pero aun así no pudo evitar estremecerse al enterarse que Tomas estaba en la ciudad; sintió curiosidad y ganas de verlo, de saber que había pasado en su vida, pero se las guardo;

Pasaron unos cuantos días, lo recordaba por momentos, pero trataba de no pensar en eso, pero igual, se preguntaba que pensaría el, si querría verla, o saber como estaba ella.

Ese fin de semana no puedo evitar que luego de unos cuantos tragos rodaran por sus mejillas en honor a Tomas unas cuantas lagrimas, no eran lagrimas de amor, ni de desamor, tampoco de alegría o de tristeza, era simplemente una vieja nostalgia instalada por ese fin inconcluso, por ese adiós nunca dicho.

Pasaron nuevamente los días, y el jueves mientras hacia la cena, el teléfono sonó, lo dejo repicar unas cuantas veces antes de contestar, y finalmente cuando lo hizo al otro lado de la línea escucho la voz de Tomas, no puedo evitar sentir mariposas, pero trato de que el la sintiera bastante serena y tranquila, trato de mantener su vos; luego de los saludos y las preguntas típicas quedaron en tomarse un café, al fin y al cabo aunque ninguno de los dos lo manifestara sabían que todo estaba mal, que todo había terminado mal.

El día del encuentro Camila trato de verse hermosa, no para avivar el deseo de Tomas o para hacerlo preguntarse como pudo haberla perdido, tan solo deseaba que en el instante en que la viera, pensara como continuaba siendo una gran mujer.

Mientras caminaba hacia el café, se fumo un cigarrillo e imagino que palabras dirían, y a lo lejos cuando estaba apunto de llegar, lo vio, estaba sentado en una mesa de las que quedaban cerca de la entrada, su cabello estaba diferente, se veía más adulto, con más clase, más fino, al verla llegar Tomas la miro, observo cada centímetro de su cuerpo, como si tratara de leer en el que había sido de la vida de ella, se levanto, la beso en la mejilla y la invito a sentarse a su lado, llamo a la mesera y le pidió por ella, conocía sus gustos, esto reconforto a Camila, el aun la recordaba, el aun recordaba todo aquel tiempo pasado en el que estuvieron juntos.

Se sentaron y comenzaron a hablar, al principio con cierta mesura, y luego con gran atrevimiento, y finalmente en cualquier lugar de sus vidas, en cualquier momento de aquella tarde, alguien pudo decir adiós, y en ese instante, en ese entonces entre cafés, viejas nostalgias y adioses ambos tuvieron un nuevo comienzo.

Clau

You May Also Like

0 comentarios

Hola, espero leer tu opinión, para mi es sumamente agradable saber que pasaste por acá.