martes, 22 de julio de 2008

Ausencia


Este escrito, no lo clasifico dentro de mis cuentos por que no lo es, lo hice para una amiga que viajo a otro país y se sentía sola, lo comparto con todos a aquellos que estén lejos o que pronto lo estarán, como yo.


Soledad


Si de repente, o ya desde hace mucho te sintieras solo,

Entonces en la noche levanta tu mirada al cielo,

Y observa las estrellas, y trata de contagiarte de su compañía…

Si al amanecer aun continuaras con la sensación de soledad,

Entonces mira el sol y recuerda que también es una estrella,

La que mas cerca nuestro esta;

Y entonces en ese mismo instante,

Recuerda que esa estrella que estas mirando, ese sol,

Es el mismo que yo observare,

Y en ese intervalo de tiempo detenido,

Piensa que cada una de esas personas que están lejos de ti,

También detuvieron su tiempo y giraron sus ojos al cielo igual que tu,

Solo cierra tus ojos y obsérvalo con ellos;

Y si aun así la soledad te persiguiera

Haz como lo haría Mario Benedetti, cierra tus ojos y aprende a vengarte.

Con amor


Clau

lunes, 21 de julio de 2008

Un nuevo comienzo

Camila siempre supo que las cosas en la vida, como los libros, se formaban de capítulos, y que esos capítulos se tenían que cerrar, pero con Tomas nunca pudo cerrarlo.

Luego de que el se marchara a otra ciudad fue cuestión de tiempo para que la relación se comenzara a enfriar y sin saber cual, alguno de los dos dejo de llamar, así que simplemente, sin decir adiós o como las cosas ya no funcionaban, sin dar cualquier otra excusa todo termino.

El tiempo paso y Camila se enamoro de nuevo, de una manera fresca y renovada, pero aun así no pudo evitar estremecerse al enterarse que Tomas estaba en la ciudad; sintió curiosidad y ganas de verlo, de saber que había pasado en su vida, pero se las guardo;

Pasaron unos cuantos días, lo recordaba por momentos, pero trataba de no pensar en eso, pero igual, se preguntaba que pensaría el, si querría verla, o saber como estaba ella.

Ese fin de semana no puedo evitar que luego de unos cuantos tragos rodaran por sus mejillas en honor a Tomas unas cuantas lagrimas, no eran lagrimas de amor, ni de desamor, tampoco de alegría o de tristeza, era simplemente una vieja nostalgia instalada por ese fin inconcluso, por ese adiós nunca dicho.

Pasaron nuevamente los días, y el jueves mientras hacia la cena, el teléfono sonó, lo dejo repicar unas cuantas veces antes de contestar, y finalmente cuando lo hizo al otro lado de la línea escucho la voz de Tomas, no puedo evitar sentir mariposas, pero trato de que el la sintiera bastante serena y tranquila, trato de mantener su vos; luego de los saludos y las preguntas típicas quedaron en tomarse un café, al fin y al cabo aunque ninguno de los dos lo manifestara sabían que todo estaba mal, que todo había terminado mal.

El día del encuentro Camila trato de verse hermosa, no para avivar el deseo de Tomas o para hacerlo preguntarse como pudo haberla perdido, tan solo deseaba que en el instante en que la viera, pensara como continuaba siendo una gran mujer.

Mientras caminaba hacia el café, se fumo un cigarrillo e imagino que palabras dirían, y a lo lejos cuando estaba apunto de llegar, lo vio, estaba sentado en una mesa de las que quedaban cerca de la entrada, su cabello estaba diferente, se veía más adulto, con más clase, más fino, al verla llegar Tomas la miro, observo cada centímetro de su cuerpo, como si tratara de leer en el que había sido de la vida de ella, se levanto, la beso en la mejilla y la invito a sentarse a su lado, llamo a la mesera y le pidió por ella, conocía sus gustos, esto reconforto a Camila, el aun la recordaba, el aun recordaba todo aquel tiempo pasado en el que estuvieron juntos.

Se sentaron y comenzaron a hablar, al principio con cierta mesura, y luego con gran atrevimiento, y finalmente en cualquier lugar de sus vidas, en cualquier momento de aquella tarde, alguien pudo decir adiós, y en ese instante, en ese entonces entre cafés, viejas nostalgias y adioses ambos tuvieron un nuevo comienzo.

Clau

Magia

Uno más de mis cuentos, algo diferente a los demás, pero de igual forma lo compartiré.

Era un hombre casi perfecto, quizás demasiado para ser real, sin embargo para ella hacia falta algo, para ella el carecía de ese toque mágico e irreal.

Ella siempre se preguntaba como el podría seguirla a sus sueños, como podría meterse allí dentro con ella, defenderla de sus pesadillas y sonreírle mientras jugaban a las escondidas en un mundo tan irreal, que podrían estar en cualquier lugar; de cualquier forma siempre pensó que el no lo lograría.

Sin embargo, lo amaba, lo amaba intensamente, como nunca mas volvería a amar, tanto como se podía amar a alguien, pero no soportaba pensar en que no la seguiría, no podía estar allí, así que simplemente se fue.

Los primeros días fueron realmente duros, pero contrario a lo que cualquiera pensaría, los siguientes fueron más duros aun, tanto que dejo de dormir bien, tanto que dejo de soñar.

Pero la magia tan fiel a ella, como lo era ella a la magia, hizo su efecto, y una noche de aquellas donde casi no lograba conciliar el sueño, y cuando por fin lo logro llegaron sus pesadillas, estaba perdida y al mismo tiempo atrapada, solo quería gritar, solo podía gritar, y fue en ese grito incomparable, allí mismo, en este instante cuando unas manos calidas y viejas conocidas, taparon sus ojos y entonces una vos comenzó a susurrarle en el oído ¨ te encontré, es hora de salir ¨ ella solo pudo sonreír, acababa de comprender que finalmente estaban jugando a las escondidas y que él finalmente la siguió, la encontró y la atrapo.

sábado, 19 de julio de 2008

A proposito de Internet

El Internet suele ser una herramienta bastante impersonal, sin embargo, para algunos, y me incluyo, alcanzamos a crear lazos por este medio, con personas y se podría decir que hasta con paginas, aquí les dejo otro más de mis cuentos que nuevamente espero sea de su agrado.

Victoria

Frías, distantes e inocuas, y tan solo una tecnología mas; eso eran las computadoras para la mayoría de personas cuando Victoria les pedía una descripción, sin embrago para ella desde hace un tiempo los computadores, en especial el suyo eran mas que eso.

Cada noche cuando con el dedo índice de su mano derecha oprimía el botón de encendido tomaba aire profunda y largamente para luego exhalarlo suave y tranquilamente y cuando por fin su PC terminaba por conectarse a Internet y abría la ventana de su msn, simplemente entraba a un mundo mas, no era igual que para el resto, simplemente era como visitar una nueva ciudad, un nuevo país, una frontera totalmente desconocida.

En su trabajo siempre escuchaba a las personas hablar de las memorias de sus computadores, de sus ultimas actualizaciones, de esto o de aquello, incluso escuchaba las historias de cómo juanita la de sistemas había conocido a un extranjero en una pagina de Internet y ahora vivían juntos, pero eran solo historias, bastante vagas; para ella, para victoria, el cuento era otro, las sensaciones eran otras, y todo había comenzado dos meses antes cuando una noche mientras hacia unos trabajos para su universidad por equivocación había entrado a un Chat, lo iba a cerrar inmediatamente pero sintió curiosidad, al principio de ver que decían, así que escribió un nombre ficticio y prosiguió, Ya en el Chat espero, pero no le encontró lo emocionante, solo cuando estaba a punto de cerrarlo llego un mensaje de camilo que decía:

¨ Hola, esta noche deseo embriagar mi alma de inspiración, eres tu esa inspiración?¨

Victoria sonrió, de hecho tuvo una gran carcajada, le parecía una frase hecha, en un deseo demasiado intenso de hacerse el interesante, pero decidió seguirle el juego y le contesto……mí alma no esta dispuesta a ser tu licor marca inspiración y la tuya ha perdido la oportunidad de embriagarse por que simplemente yo era su musa, ahora me pertenece, ahora ni siquiera eres dueño de tu corazón, por que incluso antes de que supieras lo he roto¨ luego sonrió, y camilo comenzó a responderle, comenzaron a mandar mensajes, unos inspiradores otros bastantes simples se dieron sus direcciones de msn y quedaron en encontrarse por allí mismo al día siguiente.

Victoria no lo creyó importante, solo hasta el día siguiente cuando ansiaba llegar a su casa comenzó a darse cuenta de lo que se trataba en realidad, camilo logro pasar por su mente unas cuantas veces, solo sonreía y miraba a su alrededor esperando que nadie le hubiera visto, finalmente llego a su casa encendió su PC, entro a su msn y allí estaba camilo, increíblemente esto la reconforto, la hizo sonreír, la hizo feliz, eso era, en ese instante estaba feliz de encontrarlo allí, estaba nerviosa, no sabia como actuar, como no verse acelerada, o intensa o esas cualidades que se manejan en el mundo real, en las relaciones reales, pero no fue necesario actuarse la obra, por que camilo le hablo, en ese instante su mente se paralizo, fue solo instante, una fracción de segundo, pero su respiración se fue, el mundo comenzó a ir lento, muy lento, y la luz de su monitor la ilumino, la hizo otra, y entonces ella comenzó a escribir.

Así pasaron noches enteras, muchísimas en que hablaban largas horas, interminables, unas veces era política, otras actualidad, y otras simplemente no era necesario hablar, con la simple presencia de ambos se hacia suficiente; pero como generalmente sucede en la vida las situaciones avanzaban, se estancaban o mueren…….. victoria no estaba dispuesta a dejar morir esta nueva sensación, es que simplemente para ella era algo diferente, extraño, no solo se trataba de letras en blanco y negro o algunas ocasiones de colores, había algo mas que una persona detrás de una pantalla, eran ambos camilo y ella, se sentían, se pensaban, se percibían, eran su compañía mutua, para ambos cada noche no se hacia necesario nada mas, por esto mismo ella no estaba dispuesta a dejarlo ir o a estancarlo y decidió jugársela mas allá, decidió meterle pasión, ¡ si ¡ pasión, en el sentido estricto y literal de la palabra, esa noche, fue toda mujer, comenzó a coquetearle descaradamente, pero a camilo no le molestaba le gustaba, la miraba a través de la cámara pero era como si estuviera allí, a su lado, a su costado derecho, mas cerca de su corazón, Camila comenzó a hacerle preguntas intimas, impropias, impertinentes y camilo comenzó a responderle de igual manera, al principio fueron solo preguntas pero luego el le pidió un beso, algo demasiado complicado para conceder según la realidad, pero nada complicado para victoria, que con cada palabra trataba de transmitirle a el su presencia, así que cerro sus ojos y lo sintió, y empezó a escribir, en primer lugar era necesario situarse en un escenario, ese día fue un bar, un jueves para poder tener mas privacidad, era la primera vez que estaban frente a frente así que al inicio simplemente estaban aletargados, hablando sin demostrar mucho interés, comenzaron a tomar, pidieron 2 shots, 2 cherry bloondie, los tomaron con cautela, luego pidieron mas y a medida que el licor subía por sus cabezas, el calor tomaba forma en sus cuerpos, y empezaron a ser mas desenvueltos, a hablar con mas tranquilidad, camilo comenzó a coquetearle, a tratar de conquistarla y ella tan solo sonreía , algo callo al suelo y ambos se agacharon a recogerlo quedaron muy cerca, bastante cerca y comenzaron a besarse, sus besos eran apasionados, largos, húmedos, calidos, les producían una extraña excitación el tocaba la mejilla de ella, ella los hombros de el, pero ambos comenzaron a ir mas allá, el desabrochaba sus botones, uno por uno mientras los contaba en su mente, ella tocaba el pecho de el y sentía latir su corazón, así pasaron de una situación a otra y a otra y en una situación meramente hipotética terminaron haciéndolo en el baño de un bar………. Pero otra vez sobrevenía la realidad, ahora estaban detrás de las pantallas nuevamente allí, en su mundo, y que se decía a través de una pantalla, lo mismo de siempre, cuanto se extrañarían, hasta el día siguiente, pero victoria aquella noche perdió el miedo a la intensidad le dijo a camilo que lo quería, que su vida era mejor desde que lo conocía, que daría todo por abrazarlo y finalizo diciéndole que lo amaba que el corazón de ella solo le pertenecía a el y que no se sentía capaz de vivir sin el, camilo le creyó, era demasiado sincera, demasiado real, demasiado transparente, el también la quería, el sentía igual, sus noches sin ella no eran noches, así que la beso, la abrazo y la amo.

Victoria apago su computador, igual que como lo prendió con su índice derecho, y camino hacia su cuarto, entro a su cama se voltio, abrazo a su marido y le recordó cuanto lo amaba, como no seria capaz de vivir sin el y como ningún hombre, nunca, lo reemplazaría.


Clau


Sin palabras o con demasiadas sobre la espalda

alguna vez sintieron emociones cruzadas? así me siento en este preciso instante, con unas ganas de vomitar terribles y sin embargo con la sensación de querer reír a carcajadas, creo que seria difícil comprenderme cuando en realidad se sabe poco o nada de mi vida, pero para resumir, por primera vez en mi vida, me voy a vivir sola y muy lejos de la realidad que hasta hoy me a acompañado, tengo 24 años, y muchos pensaran como ya se me hizo justo y necesario, pero en verdad no entiendo la manía de las personas de querer abandonar esos lugares donde por tantos años se sintieron cómodos y protegidos, para terminar estando solos, bueno solo es mi opinión, por que afortunadamente y en esta ocasión como en muchas otras Dios se merece mis agradecimientos por haberme permitido estar bien, la verdad es que me siento como una enorme dona, con un enorme hoyo en el medio, por que debo añadir, que mas por deseo propio de abandonar mi casa, esa donde hasta hoy he sido feliz, me voy mas por necesidad, por que hasta hoy era una desempleada más, y después de buscar muchísimo dentro de mi ciudad, busque fuera de ella, y al parecer termine estando de suerte, no se si lo que he escrito hasta el momento suena muy cuerdo, solo tenia que decirlo en algún lugar suficientemente imparcial en mi vida, y al cual no le diera la cara de frente, por evitar llorar, aunque en realidad lo este haciendo.

solo necesitaba decir algo

clau

Pd: solo por esta ocasión, perdonen todos los errores y burradas que pude copiar o decir, incluyendo los de ortografía

Si hay futuro

Este es un cuentico , que acabo de escribir, digamos que siempre hay un lugar para inspirarse o por lo menos, solo hay que saber mirarlo, espero les agrade.


Carolina, nació en una familia bastante sencilla, sus padres en algún momento de la vida decidieron irse del campo, a vivir en la ciudad, obviamente en busca de un mejor bienestar, aunque como la mayoría de veces terminaron viviendo en un barrio marginado por la pobreza, de casas hechas de tablas o de los elementos que se pudieran adquirir, debido a esto la niñez de Carolina fue muy humilde, no poseía muchas cosas materiales, si no es que no poseía ninguna, cuando contaba con suerte en las navidades alguna alma caritativa pasaba por su barrio dando regalos y ella resultaba afortunada, a pesar de esto siempre fue feliz, muy feliz y creció sabiendo, que el futuro, había que lucharlo, y gracias a sus padres aprendió también que había que lucharlo de una manera honesta, poco a poco creció, y comenzó a trabajar y a conseguir también poco a poco las cosas que ayudaran a mejorar la vida y el bienestar de su familia, todo se vio algo troncado cuando un día se metió con cualquier hombre que la dejo embarazada y como muchos otros al escuchar la palabra hijos, realizo su mejor acto de magia y desapareció.

Al principio Carolina lloro y pataleo como niña chiquita, pero después comenzó a amar como nunca lo había hecho a ese pequeño ser que llevaba en su vientre y decidió que por alguna razón ese niño seria quien la acompañara, quien la cuidara, seria su ángel, de hay que cuando naciera le pusiera Miguel Ángel, una mezcla extraña entre humano y celestial, así lo creía ella.

Paso el tiempo y Miguel Ángel creció, ya tenia cerca de cuatro años cuando un domingo cualquiera como solían hacerlo a veces, salieron a pasar la tarde juntos en algún parque de su ciudad, Carolina empaco, con el mayor de los cuidados, en el mismo bolso que había guardado las cosas de su hijo por cuatro años, unas coquitas con los almuerzos y unas comiditas más, algunos juguetes para entretener a su hijo, y una cobija algo roída, para extenderla en la grama, en algún lugar del inmenso parque y acostarse a realizar la siesta luego de comer, entre risas y juegos pasaron la tarde y finalmente cerca del anochecer decidieron regresar.

Carolina tomo el bus, el mismo que la dejaría muchas cuadras abajo de su casa, y al bajarse monto su hijo sobre sus hombros a manera de caballito para ayudarle a subir, pero dos cuadras más arriba no pudo sentir menos que terror, al mirar al fondo de aquellas inmensas y muchísimas cuadras, y ver como las llamas del fuego consumían el lugar donde quedaba su hogar y el de muchos otros, corrió tan rápido y con tanto terror que no alcanzo a sentir cansancio, ni escucho las preguntas de su hijo indagando que sucedía; al llegar, no podía hacer nada, solo veía como los bomberos trataban de acabar con aquel inmenso fuego, y como las personas a su alrededor, aquellas que también estaban perdiéndolo todo, lloraban desesperadas he impotentes ante la situación; a lo cuál ella no tuvo mas opción que unirse, se sentó en una acera algo inventada entre piedras y arena y comenzó a llorar, ante la mirada dulce de Miguel Ángel, que aun no comprendía que sucedía, y miraba como cada una de las lagrimas de su madre rodaban por sus mejillas y no sabían cuando parar.

Así que el niño en su absoluta inocencia se acerco a ella, que solo repetía a cada instante como todo su pasado y su futuro se habían acabado de esfumar, tomo el bolso que ella traía en sus manos, ese mismo que ahora junto a la ropa que llevaban puesta eran sus únicas pertenencias, saco un juguete y unos momentos después se acerco a su mamá, la tomo del rostro y le dijo:

- ¨ mira mami, ya no tienes que llorar, si tenemos futuro ¨

Ella lo observo con tanto amor como nunca había logrado, ni pensado sentir en su vida, y sonrió sabiendo que su ángel, su Miguel Ángel tenía razón, mientras él, imparcial, ponía sobre sus manos, las de ella, una casa construida con su lego de juguete y le repetía:

- ¨ mira mami, ya no tienes que llorar, si tenemos futuro, acabo de construir una casa para ti ¨


Claudia Echeverry

simple y llanamente



el rosa es un color de algodón y a la pregunta de por que cree mi blog, se me acabaron los porque ¿ les serviría un simplemente quería hacerlo???

hay les comparto algo viejito, muy mio, espero les agrade:

Aquella era la segunda vez que tenia esa sensación ante una pregunta y realmente ambas eran similares; no sabia que responder, miro hacia atrás a la espera que aquel hombre le diera la respuesta, pero no llego, así que decidida dijo sin pensarlo más ¨acepto¨, la iglesia, estallo en aplausos y ella, beso a el hombre que desde ese instante se convirtió en su marido, ese que aunque no la hacia feliz, si le prometía un buen futuro o por lo menos un futuro con compañía.

La primera vez que Mónica tuvo esa sensación de no saber que respuesta dar, si la que quería o la que debía, fue el día en que Andrés le propuso matrimonio, ella solo lo miro, pero a su mente vino inmediatamente Juan, pensó en cuanto lo amaba y en las noches enteras que pasaban juntos en la cama haciendo el amor; pero un pensamiento más la agobio, el hecho de que Juan, nunca, ninguna de esas interminables noches luego de estar juntos, le dio un beso, le dijo te quiero o simplemente le comento cuanto la había extrañado; fue en ese instante que sintió que Juan en realidad no la quería, que sintió su desamor y entonces le dio el ¨sí, acepto¨ a Andrés, aun sabiendo que nunca seria realmente feliz, Andrés simplemente le ofrecía un futuro estable, con compañía, quizás con hijos, un perro y una bonita casa y para ella el desamor de Juan y el miedo a la soledad hacían que estas cosas fueran suficientes.

Dos meses después de ese día, estaba allí parada en la iglesia , frente a un padre que esperaba una respuesta mientras ella miraba hacia atrás, esperando que Juan entrara y se opusiera o le pidiera que no aceptara, pero Juan simplemente no llego, y ella acepto.

La parte de la historia que Mónica nunca conoció, fue como Juan la noche anterior se había emborrachado perdidamente en un bar, el mismo bar que ambos solían frecuentar, y como a cada persona que se le acercaba le contaba la historia, su historia, de cómo la mujer que más había amado se casaba al día siguiente con otro hombre y solo repetía que no hacia nada por evitarlo por que ella nunca, ninguna de tantas noches, después de estar juntos le dio un beso, le dijo te quiero o simplemente le comento cuanto lo había extrañado.


Claudia Echeverry

 

La vie en rose Template by Ipietoon Cute Blog Design and Homestay Bukit Gambang